Espino, otro de la “mafia en el poder” que recluta AMLO

La Otra Opinión |
01-05-2017 12:48 PM

En política, no hay amigos ni enemigos, sólo intereses. Es por ello que quien hace años fue un acérrimo rival de Andrés Manuel López Obrador hoy es la más reciente adquisición de Morena.

Se trata de Fernando Espino Arévalo, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro y distinguido miembro de la “mafia del poder”.

El antagonismo entre AMLO y Espino se debe tanto a la filiación partidista de este último como a un enfrentamiento coyuntural que pudo llevar a la cárcel al líder sindical.

Fernando Espino Arévalo es un Ingeniero egresado del Instituto Politécnico Nacional que en 1970 comenzó a trabajar en el Metro de la Ciudad de México. Para 1978 se convirtió en líder de su Sindicato de Trabajadores, y aunque ha dejado la secretaría general del mismo en plazos intermitentes, para efectos prácticos puede decirse que desde entonces es el “manda más” del gremio.

Desde esa posición, Espino Arévalo sostuvo un enfrentamiento abierto con AMLO en 2002, cuando el hoy líder de Morena era jefe de Gobierno capitalino. El líder sindical --que también se desempeñaba como diputado local por el PRI en la ALDF-- realizó paros en dos de las líneas del Metro, ante lo cual AMLO lo acusó de atacar las vías de comunicación e intentó desaforarlo.

El intento del tabasqueño de desaforar a Espino --que ocurrió tres años antes del intento de desafuero contra el propio AMLO y cuatro antes de su ataque a las vías de comunicación por el plantón en Reforma-- no prosperó. Y tiempo después, el dirigente sindical contraatacó al acusar al tabasqueño de desviar recursos del Metro para la construcción del segundo piso de Periférico.

Pero como en política no hay amigos ni enemigos y al parecer en Morena tampoco hay escrúpulos, hoy Espino podría convertirse en nuevo miembro del partido de AMLO.

El pasado viernes, Fernando Espino Arévalo organizó un desayuno para la candidata de Morena a la gubernatura del Estado de México, Delfina Gómez. Al evento, el líder sindical llevó a más de mil agremiados del sindicato del Metro, y ante la candidata, expresó a nombre de los trabajadores su  “beneplácito y respaldo al proyecto y propuesta de campaña” de la señora Gómez. Además, Espino aseguró que más de la mitad de los empleados del Metro habitan en el Estado de México. Y aseguró su respaldo a la candidata de Morena en las elecciones del 4 de junio.

Por su parte, Delfina Gómez no sólo aceptó tácitamente el apoyo de Espino al asistir al evento que éste le organizó; también expresó su intención de ampliar la red del Metro con cuatro líneas en el Estado de México. Y cabe suponer que en un partido vertical como Morena, esto no podría haber ocurrido sin la anuencia de AMLO.

Es así como los intereses --que en política pesan más que las filias y fobias-- unen a estos dos otrora rivales.

Por un lado, AMLO y Morena están interesados en la maquinaria financiera y electoral que podría ser el Sindicato del Metro en las elecciones del Estado de México --este 2017-- y de 2018 en la Ciudad de México.

Por su parte, Espino parece ver en Morena la oportunidad de un nuevo curul que le garantice la impunidad a sus delitos. Y es que la nueva adquisición de Morena enfrenta acusaciones por robo, abuso de confianza, lesiones, privación ilegal de la libertad, amenazas y difamación. Pero ha conseguido evadirlas porque entre 1991 y 1994, y luego desde el año 2000 hasta 2015 ha gozado de fuero, alternando una legislatura como diputado federal y otra como diputado local en la ALDF. Para ocupar esos curules ha desfilado por el PRI, el Partido Verde y Nueva Alianza: prácticamente toda la “mafia del poder”. ¿Será Morena el partido que a partir de 2018 le garantice impunidad?

 

Tags: