EPN demuestra que en su gobierno no hay amigos

La Otra Opinión |
08-05-2017 06:41 PM

Este domingo cayó Antonio Enrique Tarín García, quien fuera director de Adquisiciones y Servicios de la Secretaría de Hacienda de Chihuahua en el gobierno de César Duarte.

Tarín fue detenido en la CDMX gracias a una orden de aprehensión girada en su contra por el delito de peculado agravado.

Vale la pena señalar que el ex funcionario es el suplente del diputado federal fallecido Carlos Hermosillo, sin embargo no había podido rendir protesta, por lo que al momento de su captura no contaba con fuero constitucional.

Hace unas horas se le dictó prisión preventiva y el próximo viernes a las 9.30 horas se realizará la audiencia de vinculación a proceso. De ser hallado culpable podría pasar hasta 18 años en la cárcel.

Sin embargo, Tarín no fue el único ex funcionario de un gobierno estatal, ligado a malos manejos que cayó en los últimos días, pues el viernes fue aprehendido Mauricio Rodríguez Marrufo, quien fue secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda en el sexenio de Roberto Borge.

A Rodríguez se le acusó de ser uno de los operadores principales en el despojo de propiedades públicas, y es el primer detenido ligado a la administración de Borge, al igual que Tarín es el primero que cae relacionado con César Duarte.

Ambas detenciones dejan en claro que para la administración de Enrique Peña Nieto no hay amigos, y si alguien es responsable de cometer algún ilícito debe pagar conforme la ley, por ello no deberíamos sorprendernos si dentro de poco los ex mandatarios de Quintana Roo y Chihuahua son arrestados por haber hecho un mal ejercicio de sus funciones.

 

Tags: