En Morena del odio al amor sólo hay un paso

La Otra Opinión |
11-05-2017 02:38 PM

En días pasados resaltamos que a manera de venganza política, la maestra Elba Esther Gordillo había lanzado un mensaje de apoyo a Delfina Gómez, por medio de uno de sus cercanos: Rafael Ochoa Guzmán, ex dirigente nacional del SNTE.

La revancha obedece al hecho de que Gordillo fue aprehendida en la administración de Enrique Peña Nieto y precisamente en las recientes elecciones está en juego el bastión del presidente: el Estado de México.

Los hechos dejan en claro que del odio al amor sólo hay un paso, o una excusa, que en este caso es la venganza.

Pero esta no es la única situación que comprueba el dicho tan popular, y es que apenas este miércoles el delegado de la Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, señaló que para un México mejor es necesario dejar la mezquindad y unir aspiraciones de manera estratégica, no incondicional.

Este discurso tiene una razón: Monreal ve en riesgo su candidatura para la CDMX con Morena y para no quedarse sin participar en los comicios del 2018 decidió mandar un guiño al jefe de gobierno de la capital.

Otro caso para esta lista es el de Andrés Manuel López Obrador, que hace unos días también hizo un llamado a las izquierdas del país, y con un tono amenazante, el tabasqueño dijo:

"Si en el Estado de México, en estos días no hay deslinde del PRD, del PT y de Movimiento Ciudadano y siguen apoyando a Peña Nieto y al régimen corrupto, no va a haber ningún compromiso hacia delante, en el 2018 no vamos a ir con ellos".

El mensaje del líder de Morena se volvió relevante porque durante meses, por no decir años --desde que se deslindó del PRD--, había pregonado que partidos como el Sol Azteca estaban podridos, e incluso él mismo rechazó una coalición rumbo al proceso electoral de este 2017.

Los expertos aseguran que el cambio de López obedece a una estrategia desesperada pues a estas alturas ya no ve un futuro para su partido en el Estado de México.

De esta forma queda comprobado que es cierto, que del odio al amor sólo hay un paso --sobre todo si se es integrante de Morena--, el cual se da casi siempre al borde de la impaciencia y cuando no se ve más salida que la que ofrece la unión con el enemigo.

 

Tags: