¿En dónde está Peña Nieto?

José Contreras |
10-05-2017 07:02 AM

En los últimos días, el presidente Enrique Peña Nieto ha mantenido un perfil sumamente bajo. Hay días, como ayer, en los que solo tiene actividades privadas. Y cuando tiene actividades públicas, sus discursos son de bajo impacto.

Hace varias semanas que al presidente no se le ve en las portadas de los periódicos impresos ni en los principales espacios de los diarios digitales ni en los noticieros de radio y televisión.

Es probable que el bajo perfil de Peña Nieto obedezca a una estrategia del PRI y del gobierno federal para que la figura presidencial no afecte la campaña del candidato priista al gobierno del estado de México, Alfredo del Mazo Maza.

Aunque el 4 de junio hay elecciones en tres entidades, el PRI  tiene como prioridad conservar la joya de la corona, que es el gobierno del estado de México, pues eso representaría una bocanada de oxígeno para enfrentar en mejores condiciones la elección presidencial del 2018.

Era previsible que en el estado de México, los adversarios del PRI asociarían al candidato de este partido con el presidente Peña Nieto, no solo por el hecho de que pertenecen al mismo grupo político y a la misma generación, sino por el parentezco.

Y eso era un negativo con el que cargaría Del Mazo durante toda su campaña.

En la última medición que se ha hecho pública hasta el momento de la popularidad de Peña Nieto, el presidente no salió bien librado.

En dicha medición, realizada por Parametría y difundida el pasado 29 de marzo  --cinco días antes del inicio de las campañas en el estado de México--  el presidente Peña Nieto aparecía con solo un 15 por ciento de aprobación.

Esa baja popularidad de Peña Nieto, menor a la registrada por los tres anteriores presidentes en la misma etapa de su gobierno, era consecuencia en gran medida de los gasolinazos de principios de año.

Como sea, la marca Peña Nieto no era, no es, en estos momentos, algo para presumir en una campaña electoral. El presidente lo entendió y optó por hacerse a un lado.

El presidente Peña Nieto también está ausente en los discursos de Del Mazo, como lo está también el gobernador del estado de México, Eruviel Avila, otro que optó por moverse en estos días con un bajísimo perfil.

La estrategia parece darle resultado al PRI, pues Del Mazo, a quien todo mundo daba por muerto al inicio de las campañas, está a la cabeza o por lo menos aparece en situación de empate técnico en todas las encuestas que se han publicado.

A tres semanas de las elecciones, Del Mazo parece ser el candidato más consistente ante los señalamientos de corrupción que pesan sobre la candidata de Morena, Delfina Gómez, y la debilidad de la abanderada panista, Josefina Vázquez Mota.

Pero en el estado de México aún no hay nada para nadie, todo puede suceder, pues el porcentaje de indecisos y/o de quienes no revelan el sentido de su voto cuando participan en las encuestas es muy grande.

OFF THE RECORD

**BESO DEL DIABLO

La otrora poderosa ex lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo, llamó a los maestros del estado de México a votar a favor de la candidata de Morena, Delfina Gómez.

Falta que le obedezca, porque así como que mucho liderazgo, no tiene.

Pero de que el beso del diablo ya nadie se lo quita a Delfina.

**PUERTA GRANDE

Vaya pachanga la que se armó en el penal federal de ¿máxima seguridad? de Puente Grande, que más bien debería llamarse de Puerta Grande.

Un peligroso narcotraficante tuvo la oportunidad de organizar una fiesta en grande, con comida, bebida y grupo musical, como si estuviera en su casa.

El sistema carcelario mexicano es una vergüenza.

Con razón los narcos se quieren quedar en el país.

[email protected]

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: