EN CONTRASTE: Rigoberto Salgado, Claudia Sheinbaum, Venezuela, México y el PRI

La Otra Opinión |
08-08-2017 03:33 PM

Rigoberto Salgado, a un paso de la cárcel

El portal Letra Roja reveló en una entrevista realizada a un amigo de Felipe de Jesús Luna, que el delegado de Tláhuac conoció 13 años atrás al criminal abatido.

De acuerdo con el testimonio, desde que Rigoberto Salgado era jefe policial estaba en comunicación con El Ojos, y aunque hoy el funcionario afirme lo contrario estas declaraciones son sólo algunas de las varias pruebas que podrían llevarlo a la cárcel dentro de poco tiempo.

Para muestra basta con escuchar al jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien informó que ya hay tres procedimientos legales iniciados en contra del delegado de Tláhuac y descartó que la investigación en contra del funcionario tenga una connotación política.

Es así cómo podríamos estar presenciando la inevitable caída de un delegado que a pesar de contar con un oscuro pasado fue candidateado por Morena y por Andrés Manuel López Obrador… Por eso --a pesar de las evidencias-- seguimos escuchando el cuento de “la guerra sucia” y es que tal parece que los militantes del partido rojo ya no saben de qué manera lavarse la cara.

***

¿Un intelectual es sinónimo de garantía?

Desde hace días circula en redes sociales un vídeo que promueve el hashtag #YoConLaSheinbaum y da cuenta del respaldo de 10 “intelectuales”, y Xóchitl Gálvez, a la delegada de Tlalpan.

Se trata de Andrés Lajous, José Merino, Marta Lamas, Dolores Heredia, Batán Silva, Tania Olhovich, Sophie Alexander, Elena Poniatowska, Antonio Helguera y José Hernández. Ellos afirman que la morenista debe ser la próxima jefa de gobierno de la Ciudad de México.

No obstante valdría la pena preguntar… ¿El nombre de estos “intelectuales” detrás de la delegada es garantía algo?

La respuesta es no. Por eso, importa poco que este grupo y medios como SDPNoticias, La Jornada y Aristegui Noticias aseguren que la delegada va a la cabeza y que tiene todas las cartas para ganar no sólo la candidatura de Morena, sino la contienda electoral del 2018.

Ser intelectual y apoyar a un candidato no significa otra cosa que ser militante de un partido y tener como labor el proselitismo.

***

Venezuela no es México

Desde hace días hemos leído y escuchado comentarios que piden al gobierno mexicano no entrometerse en la política venezolana porque: “aquí hay muchos problemas sin resolver”.

Otros incluso aseguran que Maduro es un valiente porque se atrevió a instaurar una Asamblea Constituyente y Enrique Peña Nieto jamás haría eso…

Pero el colmo de la absurdidad de los argumentos “promaduristas” en México llegó cuando alguien dijo que si había indignación por Leopoldo López y Antonio Ledezma también debía haberla por José Manuel Mireles.

Sin duda, en México hay problemas, pero es un hecho que el silencio hace cómplices y México no debería callar ante los abusos de un régimen como el de Maduro que en nada se parece al gobierno de EPN.

Por otro lado, la instauración de una Asamblea Constituyente como la de Venezuela no debería ser sinónimo de valentía, sino de cobardía y es que ésta no apela por la democracia.

Defender a Maduro es igual a defender la intolerancia, la represión, la hambruna, la desigualdad y todo lo que es inhumano… La preguntas es: ¿por qué hay quienes lo hacen?

***

La extinción del PRI

Desde hace años, muchos mexicanos han deseado la extinción del PRI, y es que las siglas del partido representan gobiernos corruptos y han sido asociados con lo peor de la política de nuestro país.

La legión de idiotas se ha convertido en una de las principales defensoras de la muerte al priismo a partir de comentarios que condenan a quienes no cuestionan al partido y sus funcionarios, como el propio Enrique Peña Nieto.

Hay quienes afirman que el PRI ya está muerto y que en 2018 lo único que veremos es su cadáver; sin embargo, valdría la pena señalarles que en política ningún partido está muerto --vean a AMLO 11 años después de su primer lanzamiento por la presidencia de México-- sino hasta que se queda sin votantes y militantes, y eso hasta el momento no ha ocurrido en ningún caso --ni siquiera con el PT--.

Por eso suena temprano y hasta absurdo declarar la muerte del PRI antes de que arranque oficialmente el proceso electoral para la sucesión presidencial.

 

Tags: