EN CONTRASTE: Nuevo PRI, Rafa Márquez, Carlos Lomelí y Martí Batres

La Otra Opinión |
10-08-2017 03:18 PM

¿Los cambios en el PRI serán suficientes para ganar?

Este jueves en su columna de El Financiero, Enrique Quintana recuerda que en 1965, Carlos Madrazo intentó “democratizar” al PRI cuando estuvo en la dirigencia del partido; sin embargo el experimento falló porque no había intenciones de cambiar, aunque también hay que decirlo, tampoco había necesidad, pues el tricolor era y seguiría siendo el partido hegemónico.

A 57 años de ese momento y después de varios intentos para cambiar “la cultura” de los priistas, por fin se dio el movimiento que representa la modernización del partido y la apertura total del PRI.

Y es que en Campeche, en la mesa de estatutos de la 22 Asamblea Nacional del tricolor se logró la figura del candidato simpatizante, que elimina el veto y permite a cualquier ciudadano no militante del PRI postularse para una candidatura presidencial.

Muchos podrían pensar que este acto no significa necesariamente la democratización del tricolor, y puede que tengan razón, porque el presidente de la República será quien al final tome la decisión importante; sin embargo, la apertura de los candados significa que el PRI sabe que debe cambiar o aceptar la derrota porque los tiempos han cambiado y no es posible seguir operando un partido político en pleno siglo XXI con la mentalidad del siglo XX…

***

¿Por qué la saña contra Márquez?

Pocas veces los deportistas figuran en las primeras planas de la prensa nacional y es que para eso hay medios especializados; no obstante, la mañana de este jueves el futbolista Rafael Márquez apareció en los principales encabezados de los diarios y en las columnas de aquellos que generalmente escriben de política.

El motivo: el presunto vínculo que se le descubrió con un narcotraficante discreto pero --aseguran-- de la talla de El Chapo Guzmán, se trata de Raúl Flores Hernández, quien se encuentra preso --desde hace unas horas-- en el penal del Altiplano, y el cual entregó al Departamento del Tesoro de EU una lista con los nombres de sus testaferros.

Al respecto Márquez ha negado las acusaciones e incluso el miércoles pasó cerca de cinco horas declarando sobre sus bienes de manera voluntaria.

La actitud del futbolista contrasta con la de los otros señalados, y es que hasta el momento ninguno se ha puesto a disposición de la autoridad para una investigación.

Acaso por ello es temprano para que las buenas conciencias condenen al ídolo del balompié, a quien incluso quieren quemar en leña verde… Por eso la pregunta, ¿por qué la saña contra Márquez si todavía no hay nada claro?

***
 

Carlos Lomelí: otro amigo de AMLO ligado al narco

Desde hace tiempo sabemos que Carlos Lomelí Baños buscaba competir por la candidatura de Morena para el gobierno de Jalisco.
Pero desde hace años sabemos que el ahora diputado federal --respaldado por AMLO-- era uno de los principales financiadores del partido rojo y de las campañas del tabasqueño.

Y más aún, desde hace mucho tiempo se sospecha de Lomelí por tener vínculos con el narcotráfico al grado de que en 2011 incluso una de sus empresas estuvo bajo investigación.

Por ese motivo resulta poco sorprendente saber que está en la lista de supuestos  prestanombres del criminal Raúl Flores.

Hasta el momento, ni Lomelí ni López han declarado nada al respecto; sin embargo, vale la pena señalar que de acuerdo con Fernando Belaunzarán, el ahora legislador morenista fue quien más dinero recaudó en 2006 para la campaña presidencial del de Macuspana.

Si se confirman los nexos de Lomelí con Flores, hay que agregar que lo convertiría en ,por lo menos, el décimo personaje ligado al narco y a Morena…

***

Martí Batres, el mejor alumno de la escuela de Morena

Para nadie es noticia saber que Martí Batres aspira a gobernar la Ciudad de México, así como a nadie sorprende saber que el dirigente de Morena en la capital es uno de los mejores aprendices de Andrés Manuel López Obrador.

Muestra de ello es el plan de gobierno que presentó recientemente, en el marco del proceso de selección de candidato al gobierno de la CDMX de Morena, donde plantea grandes cambios para la urbe pero no dice cómo hará que ocurran.

En cuanto a seguridad pública, Batres busca aumentar el número de patrullas, dando por hecho que es lo único que hace falta para reforzar la seguridad en las calles.

En lo que respecta a desarrollo social, haciendo uso de su vena populista, Batres promete el fomento de viviendas populares, la mágica creación de empleos y dar prioridad a los pueblos y barrios sobre los proyectos a emplear.

Sobre política económica explica que es necesario disminuir el gasto corriente, eliminar la subestación de ingresos y corregir excesos como las fotomultas --que por cierto han logrado reducir de manera considerable los accidentes automovilísticos en la CDMX--.

Para el combate a la corrupción, Batres cree que es suficiente considerar al acto como delito grave sin derecho a fianza y hacer obligatoria la presentación de la 3de3, pero lo curioso es que hasta el momento, él no ha hecho la declaración… No cabe duda que de tal palo, tal astilla, ¿o no?

 

Tags: