El “Zar” de los espectaculares se purifica con Sheinbaum

La Otra Opinión |
05-10-2017 03:25 PM

Por alguna razón, al joven portal informativo El Posteador --nacido apenas el 30 de agosto de 2017-- le pareció que la noticia más importante de la política nacional es que la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, denunció penalmente a funcionarios de la CDMX por presuntas omisiones en la tragedia del Colegio Enrique Rébsamen.

Tan importante les pareció el tema, que para promocionarse --el portal, no la delegada-- colocó espectaculares en Patriotismo, Circuito Interior, Churubusco, Viaducto Tlalpan, Avenida Ermita-Iztapalapa y Calzada Ignacio Zaragoza sin nada más que la leyenda “Sheinbaum interpone denuncia penal contra funcionarios”.

A primera vista, tanto la jerarquización de noticias como la estrategia publicitaria de El Posteador podrían parecer peculiares.

Pero si se toma en cuenta que tanto El Posteador como los espectaculares donde se anuncia --con el “notición” de las denuncias presentadas por Sheinbaum-- son propiedad del empresario Ricardo Escoto, conocido como “El Zar de los espectaculares”... que este “Zar” construyó su emporio publicitario durante los gobiernos capitalinos de AMLO y Marcelo Ebrard… y que en su momento se acercó a ambos ex mandatarios ofreciendo publicidad política “gratuita”… entonces el rompecabezas empieza a tomar forma.

Tarea para las autoridades electorales: habrá que ver si tras los espectaculares para promover a Sheinbaum --o sacarla del embrollo en que está metida por sus negligencias en el Rébsamen-- no hay promoción anticipada por parte de la “coordinadora de organización” de Morena en Ciudad de México.

Pero el posible delito electoral es lo de menos. Un día sí y otro también Morena, sus “coordinadores” y su líder incurren en actos anticipados de campaña con la complacencia de las autoridades.

El meollo del asunto es que el de Ricardo Escoto --”El Zar de los espectaculares”-- es un caso paradigmático de cómo se manejan AMLO y Morena su relación con los empresarios más mafiosos del país.

Como ya se dijo, el emporio publicitario de Ricardo Escoto empezó a construirse cuando López Obrador gobernaba la Ciudad de México. El empresario se acercó al tabasqueño ofreciendo publicidad política en exteriores, sin costo alguno, a través de su empresa Estrategias Creativas S.A. de C.V. Y como recompensa, sus negocios nunca fueron tocados por las autoridades capitalinas.

Luego, en el sexenio de Marcelo Ebrard --a quien también se le otorgó publicidad gratuita-- el Grupo Rentable, propiedad de Escoto, se vio beneficiado por el Programa de Reordenamiento de Publicidad Exterior emprendido por la Seduvi. Se le asignaron mil 300 de los poco más de 4 mil espacios disponibles en la capital para la colocación de espectaculares.

El poder del “Zar” es tal que en múltiples ocasiones sus competidores han denunciado que el INVEA clausura anuncios ajenos al Grupo Rentable para beneficiarlo. En la actualidad, el consorcio de Escoto acapara mil 89 de los 4 mil espacios autorizados para espectaculares en la Ciudad de México.

Por si fuera poco, 15 empresas propiedad de Escoto son investigadas por el SAT, acusadas por una evasión de impuestos superior a 2 mil 111 millones de pesos, así como prácticas ilícitas, como simulación de operaciones comerciales entre empresas del mismo grupo, alteración de declaraciones fiscales y deducciones falsas, entre otros delitos.

Al parecer, “El Zar” le apuesta al triunfo de Sheinbaum para purificar sus pecados y para ver si la hipotética jefa de Gobierno le devuelve el favor con contratos o beneficios para sus empresas.

 

Tags: