El voto de Dios en el Edomex

José Contreras |
19-05-2017 06:00 AM

José Contreras

En un proceso electoral en el que todo puede suceder, la participación del Partido Encuentro Social (PES) puede ser determinante para las aspiraciones del candidato del PRI al gobierno del estado de México, Alfredo del Mazo.

Además de su condición de partido satélite, el PES tiene la peculiaridad de que nutre sus filas con una buena parte de la feligresía evangélica y cristiana del país.

Y es en el estado de México en donde está el mayor número de iglesias y de feligreses de este tipo.

En una elección tan cerrada como la que se espera que haya el próximo 4 de junio, pocos votos pueden ser la diferencia. Y esos pocos votos pueden ser los votos evangélicos.

Por eso  el discurso de Alfredo del Mazo del pasado miércoles, cuando se pronunció a favor de la “familia tradicional” en pleno Día Mundial contra la Homofobia.

El priista dijo lo que querían escuchar de él quienes asistieron a esa reunión realizada en Tlalnepantla y convocada precisamente por el PES.

Ante esa feligresía evangélica y cristiana, Del Mazo se vio más panista que el PAN. Se comprometió a promover “una legislación que defienda el derecho humano a la vida desde la fecundación hasta la muerte natural”, lo que implica ir en contra de la despenalización del aborto y en contra de la eutanasia.

Durante su existencia, el PES siempre ha vendido el voto evangélico al mejor postor. En el 2006, como agrupación política nacional, se sumó a la campaña presidencial de Felipe Calderón. Y al año siguiente, como partido local, participó en la campaña del panista  José Guadalupe Osuna por la gubernatura de Baja California.

Pero seis años después, el PES se alió al PRI en la misma entidad, para apoyar la candidatura de  Fernando Castro Trenti, quien con todo y el voto evangélico, perdió las elecciones.

Antes de ese proceso, el dirigente nacional del PES, Hugo Érick Flores Cervantes, se alió con el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, quien le dio una aviaduría en la Secretaría General de Gobierno.

Y a partir del 2015, ya con registro nacional, el PES mantiene una alianza legislativa con el PRI en la Cámara de Diputados y una electoral en las entidades en donde habrá comicios.

El PES --sus siglas están asociadas de manera subliminal al símbolo evangélico de un pez--  ha hecho alcaldes y diputados a varios feligreses y pastores. Pero está por verse qué tan decisivo será el voto evangélico que sus dirigentes le vendieron al PRI en el estado de México.

OFF THE RECORD

**NI A LA ESQUINA

El jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Angel Mancera, ya dejó claro que tiene su propio proyecto político y que no se sumará a la cargada a favor de Andrés Manuel López Obrador.

Malas noticias para el mesías, cuyos llamados a la alianza nadie ha escuchado.

**EL GRUPO DE LOS 3

¿Qué hacían ayer en Polanco los gobernadores de Michoacán, Morelos y Tabasco?

Comían, claro. Pero además de eso, grillaban.

Algo se traen estos tres gobernadores que por lo menos tienen, de entrada, una coincidencia: militan en el PRD.

¿Habrá entre ellos coincidencias de otro tipo?

expedientepolitico@yahoo.com.mx

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: