El valor del dinero en Venezuela

08-12-2016 06:05 PM

 

Ricardo Piglia es el autor de la novela Plata Quemada, donde relata una serie de acontecimientos reales ocurridos en 1965, cuando un grupo de ladrones asaltó en Buenos Aires, Argentina, una camioneta de valores y robó un botín de siete millones de pesos.

El acto se pudo llevar a cabo gracias a la colusión de los delincuentes con la policía y con algunos políticos de la localidad; sin embargo, eso no fue suficiente para que salieran bien librados del atraco y es que a partir de ese momento las autoridades emprendieron una cacería que terminó en una carnicería.

De acuerdo con la novela, los ladrones huyeron de Argentina y se refugiaron en un departamento en Uruguay hasta que la policía dio con ellos y empezó así un enfrentamiento que se prolongó por más de 15 horas.

En este lapso, los delincuentes sabiéndose derrotados, cometieron uno de los actos más irreverentes en la historia y es que cuando se dieron por vencidos comenzaron a lanzar a la calle el dinero robado pero con una particularidad: éste iba envuelto en llamas.

Resulta curioso cómo el dinero en la vida moderna se ha vuelto un símbolo tan preciado, no sólo por su valor, sino por lo que representa: bienestar, holgura, estabilidad, y demás.

Por ejemplo, en Venezuela el dinero es uno de los problemas principales que enfrentan los ciudadanos, y es que no hay billete que valga para solventar los gastos esenciales.

Apenas hace unas horas, el presidente de la nación chavista, Nicolás Maduro, presentó la ampliación del cono monetario con seis billetes nuevos de 20 mil, 10 mil, cinco mil, dos mil, mil y 500 bolívares, además de monedas nuevas de 100, 50 y 10 bolívares.  

Según Maduro, la medida resolverá el problema de la devaluación de su moneda que en últimos meses ha sido golpeada por la inflación.

En la novela de Ricardo Piglia, Plata Quemada, los ladrones que robaron siete millones de pesos nunca lograron disfrutarlos, pues se vieron en la necesidad de quemarlos cuando estaban a punto de ser aprehendidos o asesinados.

En el caso de Venezuela, los ciudadanos poco celebran la medida de Maduro, pues de nada sirve que haya nuevos billetes y que éstos sean muy hermosos si aún así no alcanza para comprar ni medio kilo de jamón.

 

 

Tags: