El periodismo a sueldo de Ricardo Alemán

Lo Que Dicen de Nosotros |
25-11-2016 11:02 AM

POR ANDRÉS ATAYDE, DIPUTADO LOCAL POR EL PAN 

Antes de que el mundo fuera sorprendido, nuevamente, con el triunfo por todos previsible y por todos indeseado de Donald Trump en la elección presidencial de los Estados Unidos, en México, El Universaly otros medios de comunicación, encabezados por el periodista a sueldo, Ricardo Alemán, arremetieron sospechosamente contra el presidente del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya. Con información imprecisa, y en muchos casos falsa, se dijo que Anaya era viajero frecuente a Atlanta, Georgia, y que viajaba en clase premiere para visitar a su familia, cuyos hijos, se supo después, forman parte de un programa académico en una escuela de aquella ciudad. Con la excusa de los vuelos cuestionaron los ingresos del presidente del PAN y mostraron, según ellos, que los ingresos y los egresos de Anaya no coincidían.

A falta de información veraz, se sumó la falta de ética periodística de estos medios de comunicación al vulnerar la privacidad de la familia de Anaya. En esta furibunda arremetida, pocas veces vista, se llegó al exceso de divulgar direcciones y demás datos sensibles referentes al a esposa e hijos de Anaya. Sin sustento de relevancia periodística más allá de las razones, desconocidas hasta ahora, de Alemán y compañía

Sin embargo, y de nuevo sin precedente alguno en lo que refiere a una acción de esta naturaleza, Anayaconfrontó directamente y sin cortapisas a estos medios de comunicación y periodistas. En entrevista con un noticiero matutino, Anaya exhibió y habló de sus ingresos personales, así como de los de su esposa aclarando las condiciones en que ella y sus hijos residían de manera temporal en aquella ciudad estadounidense. Aclaró que sus ingresos habían quedado asentados en su declaración 3de3 y 3de3 plus. Mismas que estos medios ignoraron en su consigna de desprestigiar al presidente del partido político puntero en diversas encuestas en la carrera por la presidencia del país.

Tras solicitar al Instituto Mexicano de Competitividad y Transparencia Mexicana, organizaciones civiles pioneras en la promoción de la transparencia y lucha contra la corrupción, por medio de la declaración de intereses, patrimonial y fiscal conocida como 3de3, aclarasen si su declaración no estaba en regla, Ricardo Anaya, recibió la respuesta de las organizaciones. Su declaración 3de3 y 3de3 plusestaban en orden y respondían puntualmente a los requerimientos de transparencia impulsados por tales organizaciones. El ruido provocado por los medios de comunicación citados no resultaron más que ruido sin nueces, y contrario a la consigna que perseguían, expusieron a Anaya no como un político corrupto, sino al contrario, transparente y que es capaz de dar la cara.

Igualmente sin precedente resultó la autoentrega del ex gobernador Guillermo Padrés a las autoridades que lo reclamaban por los diversos delitos que se le imputan. El intento de linchamiento mediático hacia Anaya y la entrega voluntaria de Padrés, sobresalen no solo por el aún prófugo gobernador con licencia Javier Duarte, sino ante la estrepitosa caída, primero de la aprobación presidencial de Peña Nieto, y después del PRI en las preferencias electorales. No resulta extraño que estos sucesos ocurran ante la falta de aprobación de un partido como el PRI y su actual gobierno, caracterizados por la falta de transparencia, la corrupción y la impunidad, que encontraron su monumento e icono en la Casa Blancade Peña y Angélica Rivera.

Texto publicado en The Mexican Times. 

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

La Señora de las Ligas

25-04-2017 06:30 AM
La Otra Opinión