“El Ojos”, Federico Arreola, y su “consuelo de tontos”

La Otra Opinión |
28-07-2017 05:32 PM

Formalmente, todavía no existe un proceso legal en contra de Rigoberto Salgado por sus presuntos vínculos con el grupo delincuencial conocido como “Cártel de Tláhuac”.

Sin embargo, el Jefe Delegacional de esa demarcación ya parece haber encontrado un defensor: el periodista Federico Arreola.

En su columna de este viernes en SDPNoticias --medio del cual es director-- Arreola asegura que “no hay nada que ligue al delegado Salgado con el narco, y por lo tanto no se puede acusar a Morena ni a López Obrador de nada”. Y agrega: “Esta es la verdad, punto”.

Pero ¿Cómo llega Federico Arreola a esa conclusión? ¿Y cómo llega a esa verdad supuestamente irrebatible incluso antes de que las autoridades hayan realizado una investigación en la que --según se ha dicho-- están abiertas todas las líneas?

Dice Federico Arreola en su artículo que en estados de la República como Sinaloa, Michoacán, Jalisco, Coahuila, Chihuahua y Nuevo León, entre otros, ha habido grupos delincuenciales más poderosos que el de Tláhuac. Como ejemplo, cita a El Cártel de Sinaloa, Los Zetas, Los Caballeros Templarios y La familia Michoacana. Y recuerda que en las entidades donde operan estos grupos ha habido gobiernos priistas, panistas y perredistas.

El columnista dice también que han existido capos más poderosos que Felipe de Jesús Pérez, “El Ojos”, y proporciona una lista con nombres y apelativos como el de Joaquín “El Chapo” Guzmán; Ismael “El Mayo” Zambada”, Juan José Esparragoza, “El Azul”; o Amado Carrillo, “El Señor de los Cielos”.

La pregunta para Federico Arreola entonces sería: ¿Deberían los habitantes de la delegación Tlahuac estar tranquilos, aliviados, e incluso conformes nada más porque en otros estados del país también hay delincuencia organizada y hay capos más peligrosos que “El Ojos”? ¿Excusaba a las autoridades de tomar cartas en el asunto el hecho de que --según Federico Arreola-- “El ojos” su traficaba, pero traficaba poquito?

Por supuesto que no. Como dice el refrán, “el mal de muchos es consuelo de tontos”. Y nada de lo anterior exhime a Rigoberto Salgado de --por lo menos-- estar enterado de lo que ocurre en la delegación a su cargo y dar parte al gobierno federal o al capitalino.

Ahora bien: dice Federico Arreola que la prensa culpa a Rigoberto Salgado “sin mayores pruebas”; afirma que periodistas como Ricardo Alemán, Pablo Hiriart y Jorge Fernández Menéndez solo quieren “dañar a López Obrador”, y cuestiona: “¿Por qué no culpan todos esos periodistas al PRI al PAN y al PRD por la existencia del marco en más de la mitad del país?”

Pues bien es cierto que no es papel de la prensa esclarecer la inocencia o culpabilidad de nadie. Pero también es cierto que hay investigaciones serias que han revelado indicios de los vínculos entre Salgado y el grupo de “El Ojos”.

Por eso, lo que se cuestiona no es que en cada entidad donde haya crimen organizado los mandatarios sean “narcogobernadores”, sino que en este caso en particular, todo apunta a que Rigoberto Salgado permitió la proliferación del grupo delincuencial, acogió a sus integrantes en la administración delegacional, e incluso financió su campaña con recursos provenientes de “El Ojos”.

Por eso, no es la prensa quien daña la imagen de Andrés Manuel López Obrador, sino los políticos que rodean al propio líder de Morena, como José Luis Abarca, Eva Cadena, y ahora Rigoberto Salgado.

 

Tags:

Itinerario Político

Ricardo Alemán

EL MENTIROSO DE PALACIO

22-08-2017 06:00 AM
Ricardo Alemán

Expediente Político

Ricardo Alemán

La inutilidad de la FEPADE

22-08-2017 06:00 AM
José Contreras