El juego de Gamboa

José Contreras |
15-09-2017 06:00 AM

Todo parece indicar que el pasado martes, el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, se fue por la libre al realizar una suerte de elección primaria para determinar quién de los presidenciables que él mismo destapó sería mejor aceptado como candidato.

Casualmente, solo puso en la boleta que entregó a cada uno de los senadores, a los cuatro personajes que él mismo destapó hace algunos días.

Gamboa quería saber quién de entre José Antonio Meade, Aurelio Nuño, José Narro y Miguel Angel Osorio Chong, todos miembros del gabinete, es mejor visto por los senadores que coordina.

Se podría pensar que con ese juego, Gamboa tenía la intención de consultar con los senadores antes de que el presidente Enrique Peña Nieto le consulte a él, como seguramente hará con otros liderazgos priistas.

Pero si hubiera sido así, no era necesario hacerlo con tanto misterio e incluso con voto secreto.

Gamboa quería pulsar lo que en realidad pensaban los senadores y no lo que hubieran dicho, de dientes para afuera, o por conveniencia, si les hubiera consultado de forma directa.

Viejo lobo de mar, el coordinador parlamentario echó a andar un simulacro de elección primaria para utilizar su resultado, que es secreto como el voto de cada uno de los participantes, en su propio beneficio.

El candidato presidencial del PRI estará definido en unas cuantas semanas. Y Gamboa no quiere quedarse fuera ni de los movimientos que se darán tras bambalinas, ni de la cargada inevitable. ¿Qué tal si le toca a él ser el destapador oficial del bueno?

En su momento destapó a cuatro posibles, que no son necesariamente los únicos en los que está pensando el presidente Peña Nieto, quien tendrá la última palabra en el proceso de selección.

Y el martes puso a competir internamente a esos cuatro en el sector del PRI que controla, que es el grupo parlamentario en el Senado.

Hubo más de un senador que no creyó en el argumento de Gamboa en el sentido de que el ejercicio había sido ordenado por el presidente Peña Nieto, como tampoco le creyó --a juzgar por sus declaraciones de ayer--  el coordinador de los diputados, César Camacho.

Así que, por el momento, se trata solo del juego de Gamboa. Pero…¿A qué está jugando?

OFF THE RECORD

**RESBALÓN DEL PEJE

Nueva regada del dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

En un intento por lucrar con la tragedia derivada del sismo de la semana pasada, el aspirante presidencial dijo que promoverá que su partido done el 20 por ciento de sus gastos de campaña.

Además de demagógico, esa donación sería ilegal, pues los recursos que reciba Morena para las campañas no pueden ser usados en ningún otro fin.

**DEFENSOR DE OFICIO

El presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, se convirtió en defensor de oficio del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza.

Ramírez Marín dijo que nadie puede pedir la renuncia del funcionario.

Al suspirante por Yucatán se le olvidó que su calidad de presidente de la Cámara lo obliga a olvidarse por un tiempo de su militancia partidista.

expedientepolitico@yahoo.com.mx

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: