El hombre del Ferrari que quiere ser fiscal general

Francisco Garfias |
05-09-2017 10:09 AM

Al PRI y al gobierno les ha salido muy caro aferrarse a nombrar a uno de sus militantes, Raúl Cervantes, como fiscal general transexenal.

Esta necedad —no podemos llamarla de otra manera— ya unió a toda la oposición (la real y la leal) en su contra.

A causa de este asunto, el otrora “partidazo” no ha podido ni siquiera colocar a Jorge Carlos Ramírez Marín en la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

El jefe de la bancada del PRI en San Lázaro, César Camacho, ya hasta quiere recurrir a la SCJN o al TFPJF
para destrabar la formación de la Mesa y regresar a la normalidad.

Las redes sociales están volcadas en contra de #FiscalCarnal, agregue que más de 200 organizaciones de la sociedad civil publicaron un desplegado para exigir que se elimine el “pase automático” que llevaría a Cervantes a la Fiscalía.

Al propio procurador general de la República, quien no parece darse cuenta de que su larga trayectoria en la cúpula priista lo hace inviable para el cargo, ya lo balconearon.

Tiene escondido en Cuernavaca un hermoso Ferrari rojo valuado, dice el periódico Reforma, en tres millones 890 mil pesos.

“Si al procurador general de la República se le hizo fácil esconder que tenía un Ferrari, ¿no se le hará fácil esconder la corrupción y la complicidad del actual gobierno?”, preguntó ayer Marko Cortés, coordinador de la bancada azul en San Lázaro, en rueda de prensa.

El tema del fiscal ha servido como punta de lanza en la guerra que le declaró Ricardo Anaya al Partido Revolucionario Institucional. El jefe panista no cesa de repetir que ése es el motivo por el que le armaron el escándalo de enriquecimiento irregular de su familia política.

La resistencia del PRI gobierno a negociar la eliminación del “pase automático” le está pegando al propio presidente Peña.

El sospechosismo está a todo lo que da. “Sí, claro, quiere que le cubra las espaldas nueve años”, dicen en cualquier charla.

¿Vale la pena pagar la factura para imponer a Raúl Cervantes?

  • La pelota está en la cancha del gobierno federal. Los coordinadores del Partido Acción Nacional, Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano en San Lázaro están dispuestos a desbloquear el nombramiento de la Mesa Directiva en San Lázaro.

Ponen una condición: que el gobierno federal “dé la instrucción” a senadores del Partido Revolucionario Institucional para que saquen de la congeladora la iniciativa para eliminar el “pase automático”, que el propio Peña envió al Senado hace más de un año.

“Si son sensatos habrá nueva Mesa Directiva”, nos dijo Marko Cortés, vía WhatsApp.

  • Corre la versión de que el PRI le ofreció a Morena reponerle la vicepresidencia que le quitaron con una fea maniobra. Pero los diputados leales a López Obrador la rechazaron.

Y es que el PRI le pasó media docena de diputados al PVEM para evitar que el grupo obradorista lo desplazara como cuarta fuerza y se quedara con la vicepresidencia.

A pesar de lo arriba escrito nos ratifican, en el Senado, que los priistas sólo piensan sacarla cuando tengan los números y para que se vote el pase automático.

  • La Comisión Permanente del Partido Acción Nacional aprobó registrar ante el Instituto Nacional Electoral un Frente Amplio con el PRD y el MC. El PRD hizo lo propio el fin de semana.

Pero no se vaya con la finta. A los frentistas les falta lo más difícil para concretar su alianza: el hombre.

No veo a Anaya y menos a Margarita bajarse de la candidatura presidencial para cederla a Mancera o a un perfil ciudadano.

Moreno Valle es frentista, pero si queda como candidato presidencial tampoco se bajará.

Pese a sus divisiones, el Partido Acción Nacional es el partido mejor ubicado para derrotar a Morena en el 2018, según las encuestas.

Lleva mano en la elección del candidato presidencial.

  • Tampoco veo a Miguel Mancera hacerse a un lado para que pase a abanderar el Frente el Joven Maravilla.

Anaya vive la peor crisis del Partido Acción Nacional en décadas y si se aferra a ser candidato presidencial de su partido, va a provocar una fractura histórica en Acción Nacional. Nos lo dijo el expresidente Felipe Calderón.

Tampoco veo a los panistas votar por Alejandra Barrales —u otro perredista— después del desastre que Mancera deja en la Ciudad de México.

Sus recaudadoras fotomultas tienen molesta a la ciudadanía. La anarquía en las obras irrita a peatones y automovilistas, las macetitas de adorno en los que fueron ejes viales, le dieron en la madre al saturado tráfico.

El transporte público es malísimo. A las horas pico los pasajeros parecen sardinas enlatadas.

La contaminación ya nos devolvió a los dobles y hasta triples No Circula y, para colmo, ya entró el crimen organizado en la capital de República.

Ése es el día a día de los chilangos.

 

Tags: