El gasolinazo y los saqueos se convirtieron en herramientas electorales

La Otra Opinión |
06-01-2017 04:11 PM

 

Las protestas, saqueos y bloqueos por el aumento al precio del combustible en el país continúan en estados como Puebla, Nuevo León, Michoacán, Estado de México y Baja California; y como ya es costumbre, integrantes de distintas fuerzas políticas han comenzado a pronunciarse en contra las acciones de estos grupos, señalando la responsabilidad de administraciones pasadas y acusando a otros partidos por los hechos.

Este es el caso de la presidenta nacional del PRD, Alejandra Barrales, quien en compañía de los diputados Francisco Martínez Neri y Jesús Zambrano, dijo que el Partido Revolucionario Institucional se encuentra detrás de los múltiples altercados estatales, pues supuestamente al buscar la preferencia de la gente en entidades como el Estado de México y Veracruz, crean tensión sobre los votantes para después quedar como los “salvadores del país”

A su vez el PRI respondió al Sol Azteca por medio de un comunicado en el que pasó la bolita al partido Morena y a su dirigente Andrés Manuel López Obrador; argumentando que en el pasado han utilizado mentiras para provocar el desorden social y las protestas violentas; además exigieron a Barrales retractarse de sus comentarios o mostrar pruebas que los justifiquen ante la autoridad competente para así no generar más odio en contra del Gobierno Federal.

Y como no podían quedarse callados, Morena respondió a las acusaciones a través de su dirigente en la Cámara de Diputados, Rocío Nahle, deslindandose de la violencia de los últimos días, culpando de todo al partido tricolor y a los miembros de la Antorcha Campesina.

Mientras los partidos intentan limpiar su imagen y ensuciar la de los demás para futuras elecciones, olvidan que el aumento al precio de la gasolina es resultado de diferentes factores que poco tiene que ver con decisiones unipersonales o incluso institucionales.

De este modo, mientras el país está atravesando una fuerte crisis, los partidos sólo se esmeran en lucrar con los hechos  a fin de conseguir más votantes, sin darse cuenta que están reforzando la poca credibilidad de la que gozan hoy en día.

 

Tags: