El “gasolinazo” afecta a los ricos… Pero el “tortillazo” afectaría a todos

#Carrera2018 |
06-01-2017 04:16 PM

Con todo y lo acertada que pudo haber sido la liberalización del precio de la gasolina --a pesar de campaña negativa que han hecho en su contra algunos partidos--, una de las mayores preocupaciones que esta medida genera es el impacto inflacionario que puede tener el alza en el costo del combustible.

Y es que, como mencionó el presidente Enrique Peña Nieto en su mensaje de este jueves en cadena nacional,  “60 millones de mexicanos, los de menores ingresos, sólo consumen el 15 por ciento de la gasolina, mientras que 12 millones, el 10 por ciento de la población de mayores ingresos, consume el 40 por ciento”.

Es decir que, aunque muchos no lo quieran ver, la gasolina es un producto consumido en su mayoría por personas con altos ingresos, por lo que el “gasolinazo” no afectará directamente a la mayoría de la población.

Eso sí, todos los mexicanos nos veremos afectados de manera indirecta debido a que muchos de los productos que consumimos son transportados y el alza a las gasolinas incrementa su costo de producción.

El problema es que muchos productores mañosos van a querer hacer su “agosto” en pleno enero, realizando incrementos injustificados al precio de sus mercancías. Por ello, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y otras autoridades deberán estar atentas para impedir abusos.

Y uno de los abusos que más preocupa tanto a las autoridades como a los consumidores ante los inciertos efectos que el “gasolinazo” provocará en el índice de inflación es el que podría darse con la tortilla, producto que --a diferencia de la gasolina-- consume la mayoría de la población. De hecho, se estima que en promedio, cada mexicano consume alrededor de 90 kilos de tortilla al año.

No en vano, la Secretaría de Economía se apresuró a aclarar que productos de la canasta básica, como la tortilla, no deben incrementar su precio en la misma proporción que las gasolinas. Es decir, que si la gasolina aumentó hasta en un 20 por ciento, la tortilla no deberá aumentar también en un 20 por ciento.

Al respecto, en un comunicado dicha Secretaría informó que “en la producción de un kilo de tortilla, el efecto del incremento en el precio del diésel es de no más de cinco centavos, por lo que “no hay evidencia que justifique un aumento desproporcionado en el precio de la tortilla”.

Por el contrario, el periódico El Financiero detalla que algunos expertos y productores consultados consideran que el precio de la tortilla podría subir hasta en un 20 por ciento, ya que como consecuencia del alza de las gasolinas, el maíz podría incrementar su costo cerca del 14 por ciento.

Entonces, ¿será que después del “gasolinazo” vendrá el “tortillazo”?

 

Tags: