El escándalo de corrupción que se olvidó por el sismo

La Otra Opinión |
22-09-2017 07:01 PM

En medio de la emergencia por el sismo, pasó desapercibido el que podría ser el nuevo gran escándalo de corrupción en México: la posible huida del ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval.

El mismo 19 de septiembre, Sandoval, de extracción priista, entregó el poder a Antonio Echevarría García, quien ganó la elección del pasado 4 de junio como abanderado de la alianza PAN-PRD.

Esa misma noche, el sobrino del ya ex gobernador, Hugo Sánchez Sandoval, fue asesinado en el libramiento de la carretera de Tepic. Viajaba acompañado de dos personas, a bordo de una camioneta Jeep, misma que fue alcanzada por otro vehículo que abrió fuego en su contra.

Sin embargo, Sandoval no se quedó en Nayarit para llorar la muerte de su sobrino y operador político. Un día después se difundieron --a través de redes sociales-- imágenes del ex mandatario abordando un vuelo privado --presuntamente dirigido a Perú-- junto con su esposa.

Y es que a Sandoval le sobran motivos para escapar de Nayarit.

El priista es objeto de una investigación por parte de la PGR por enriquecimiento ilícito, esto luego de que miembros de otros partidos detallaron la forma en que su patrimonio creció inusitadamente a la par de su carrera política. De ser un migrante ilegal en Estados Unidos, pasó a ser dueño de un rancho de 17 hectáreas conocido como “El Ensueño”, en cuyas parcelas pastan caballos pura sangre.

De acuerdo con el nuevo gobernador, Antonio Echevarría, Sandoval habría dejado al estado en bancarrota y con las finanzas públicas saqueadas. Se calcula que la deuda es de 4 mil 743 millones de pesos.

Además, en marzo Sandoval se vio envuelto en otro escándalo cuando su Fiscal, Edgar Veytia, fue detenido en Estados Unidos por sus presuntos nexos con el Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Y por si fuera poco, a su recientemente asesinado sobrino y operador político se le acusaba de cobrar sobornos a cambio de otorgar candidaturas del PRI, además de cobrar cuotas a empresarios y constructores a cambio de contratos con el gobierno estatal.

En este contexto, Sandoval habría escapado de Nayarit para sumarse a la lista de ex gobernadores priistas acusados de corrupción.

¿Otro que se escapa?

Habrá que ver si eventualmente se emite una orden de aprehensión, y si, como en los casos de Javier Duarte, Roberto Borge y Tomás Yarrington, Sandoval termina tras las rejas.

 

Tags: