EL “CHINGO DE DINERO” DE MORENA: LAS PRUEBAS

Ricardo Alemán |
28-06-2017 06:00 AM

No es novedad hablar del “cochinero” en las elecciones mexicanas.

La costumbre, terca, coloca al PRI, PAN y PRD como los principales artífices de “cochineros” electorales en el país. Incluso, el eslogan “la mafia del poder” alude a esos tres partidos y sus respectivos gobiernos, a los que se pone como ejemplo del “cochinero” electoral.

Sin embargo, nada se sabe del “dinero negro” que partidos como Morena, entre otros, metieron a procesos electorales como el del estado de México.

Por ejemplo, todos recuerdan el audio-espionaje del candidato del PT al Estado de México, Oscar González, quien en la asamblea donde declina a favor del partido rojo, reveló que los candidatos de Morena “traen un chingo de dinero”.

Está claro que nadie sabe qué es “un chingo de dinero”, sobre todo en una campaña electoral. Sin embargo, el pasado 12 de junio apareció una pista del “chingo de dinero” que manejó el partido Morena en el Estado de México.

    Según el portal “noticias.red” –especializado en información mexiquense-, el partido Morena destinó casi 200 millones de pesos para el pago de “operadores políticos” en al menos 102 de los 125 municipios que comprende la geografía del Estado de México. Todo ello durante las elecciones del pasado 4 de junio.

Los detalles del gasto y de la “operación política” dejan ver no solo el nombre del operador en cada municipio mexiquense sino -- sobre todo--, el monto del dinero destinado para un concepto titulado “reporte de pagos a estructura de referentes”.

    No se sabe si esos casi 200 millones de pesos son parte de las prerrogativas oficiales de dinero público legal que entrega el INE a los partidos; tampoco si el dinero fue reportado como parte de los gastos de campaña y –por consecuencias--, tampoco se conoce su origen.

Lo que se sabe es que Morena pagó puntual a cada uno de los casi mil operadores, la cantidad de 25 mil pesos mensuales durante enero y mayo y que, finalizó la relación político-laboral, con un pago de 80 mil pesos durante junio, el mes de la elección.

Se trata de un listado de 19 páginas que detallan los nombres de 922 personas, que operaron para el partido Morena durante todo el proceso electoral en el Estado de México.

Es un listado elaborado con precisión, en papel membretado de Morena, con una referencia estadística y las cantidades respectivas, una clave de referencia al municipio asignado a cada operador, así como la sección electoral en la que tiene encomendada la labor de promoción del voto y traslado de los votantes.

Se pudo probar la existencia de los nombres, la secciones electorales y pertenecen al partido Morena. En municipios como Ecatepec y Nezahualcóyotl, trabajaron, según las pruebas del “cochinero”, más de 100 integrantes de esa estructura.

Pero las revelaciones no terminan ahí. El paquete informativo –que se puede consultar en la página La Otra Opinión http://laotraopinion.com.mx/--, también revela el monto de toda la operación político electoral a lo largo de los primeros cinco meses del año; de enero a junio.

En cada uno de esos meses, los integrantes de las “estructuras” recibieron 25 mil pesos –más de 10 veces el salario mínimo mensual-, mientras en el decisivo mes de junio el pago fue de 80 mil pesos, a manera de finiquito. “El pago está pendiente” se lee en la columna correspondiente al mes de junio, en el documento.

En total, cada operador habría ganado 205 mil pesos durante los seis meses de trabajo, mientras que la erogación total de Morena sería de 189 millones 10 mil pesos, tan solo por el pago de las llamadas estructuras, gasto que según una revisión preliminar podría no haber sido reportada ante la autoridad electoral.

Según la misma pesquisa, los casi 200 millones de pesos que gastó Morena en operadores políticos, equivalen a casi 70 por ciento del tope de campaña. Aquí vale recordar que la entonces candidata, Delfina Gómez, se comprometió a reducir en 50 por ciento el tope de gasto de campaña. Es decir, algo así como 142 millones de pesos.

Si a lo anterior –a los 189 millones de pesos-, se suman los 114 millones de pesos que la señora Delfina Gómez dijo haber invertido en su campaña, entonces la candidata de Morena al gobierno mexiquense habría gastado 303 millones de pesos, cifra que supera por 162 millones de pesos el tope de campaña del partido rojo.

Sin embargo, hasta hoy nadie ha explicado el origen de esos casi 200 millones de pesos que Morena gastó en casi mil operadores políticos. Nadie ha desmentido la extensa información que documenta ese gasto y no existe una investigación del INE, la Fepade o de otra autoridad electoral.

Por eso la pregunta: ¿Dónde está la verdadera mafia del poder?

    Al tiempo.

 

Tags: