EL CADAVER DE “LA JORNADA”.

Ricardo Alemán |
20-08-2017 06:00 AM

¿Qué significa que el diario emblema del sindicalismo independiente, que nació parea dar voz a los que no la tienen, haya recurrido a todo lo que cuestionó por años y haya despedido y demandado penalmente a los dirigentes del Sindicato de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor)?

¿Dónde están la solidaridad gremial y la condena periodística por la brutal represión contra periodistas que sólo defienden la legitimidad de su fuente de trabajo? ¿Dónde están los sindicatos independientes a los que por años defendió por La Jornada? ¿Por qué la complicidad del sindicalismo independiente, ante la barbarie de la patronal de La Jornada?

¿Qué significa el aval silencioso y de complicidad de los reporteros de La Jornada, de sus reputados columnistas que con severidad cuestionan la injusticia y la arbitrariedad, pero cuando esa injusticia y esa arbitrariedad se dan “en los bueyes del compadre”?

¿Qué entender frente al silencio de articulistas de La Jornada, que a diario denuncian la injusticia en la sociedad toda, pero callan la podredumbre en la casa de La Jornada, en donde despiden sin el menor pudor a los líderes sindicales que resultan incómodos a una mentirosa y convenenciera genética de izquierda?

¿Dónde están los accionistas y directivos de La Jornada, enriquecidos con la mentira y la doble moral de un periodismo que ya no lo es porque se convirtió en activismo militante y en una marca periodística desvirtuada y envilecida hasta la náusea?

¿Cómo entender que sucesivos gobiernos federales del PRI salvaron de la quiebra económica a La Jornada, mientras que La Jornada sigue siendo el panfleto oficial del dueño de Morena; mientras La Jornada es el órgano oficial --en México--, de la dictadura venezolana; primero del golpista Chávez y luego del criminal Maduro?

¿Cómo explicar a los fundadores de La Jornada –esos que apostaron por la pluralidad de ideas, como elemento central del periodismo--, que un diario que en su primera década de vida fue ejemplo de periodismo plural, independiente y crítico –como fue La Jornada de su primer director--, haya terminado convertido en panfleto defensor de las dictadura cubana y venezolana y de causas como las de Eta en España y otros grupos extremistas?

¿Qué decir de una primera plana que ya es histórica; acaso la única fuera de la prensa oficialista de Maduro en Venezuela, que en su nota principal avaló el golpe de Estado a la democracia venezolana, cuando Maduro simuló una elección que sólo justificó el fin del congreso en ese país?

La respuesta a todo lo anterior es elemental. Estamos ante el cadáver de La Jornada.

Al tiempo.

 

Tags: