El amor de Morena y el PT por las dictaduras

La Otra Opinión |
13-09-2017 06:20 PM

Dicen que”no es noticia que un perro muerda a un hombre; noticia sería que un hombre mordiera a un perro”.

El adagio aplica porque a nadie debería sorprender que Morena y el PT hayan defendido al régimen del dictador norcoreano Kim Jong-Un y a su embajador en México, Kim Hyong Gil. Lo sorprendente hubiera sido que estos partidos hubieran aplaudido la decisión del gobierno de declarar persona non grata al diplomático luego de las pruebas nucleares lanzadas por el país asiático a manera de amenaza contra la comunidad internacional.

El pasado 14 de abril, el líder del PT, Alberto Anaya, visitó Corea del Norte el día que en aquél país se conmemoró el aniversario del natalicio de Kim Il-Sung --abuelo de Kim Jong-Un-- e incluso llevó regalos al dictador, a quien en varias ocasiones ha expresado su admiración. Por eso, era de esperarse que --como lo hizo-- el petista calificara como “ injusta e infundada” la decisión de expulsar al embajador norcoreano.

Según Anaya, Corea del Norte es “un país que nunca ha agredido a otro y siempre ha sufrido agresiones; nunca le han hecho daño a nadie”, por lo que “no hay motivo ni causa para fundamentar que la relación diplomática con México se rompa”. Lo que el PT y su líder no dicen, es que en Corea del Norte hay 50 mil presos políticos en campos de concentración… ¿de verdad pensarán que a ninguno de ellos se les ha hecho daño?

Por otro lado, tampoco es de sorprender que en Morena hayan salido en defensa de la dictadura norcoreana, del mismo modo que --en su momento-- salieron en defensa de la dictadura venezolana cuando el gobierno mexicano lanzó un exhorto para que el régimen chavista respete la división de poderes, libere presos políticos, y organice elecciones libres y democráticas.

Así como en aquella ocasión --y muchas otras-- figuras de Morena acusaron una actitud “intervencionista” del gobierno mexicano, ahora la diputada lopezobradorista en la ALDF, Juana Ángeles Valencia protestó afuera de la embajada norcoreana, expresó su solidaridad con Kim Hyong Gil, y calificó su expulsión como una medida “contradictoria” y “carente de toda seriedad política y diplomática”.

Pero lo que sí es noticia es que, en su intento por justificar el respaldo de Morena a la dictadura de Corea del Norte, la coordinadora de los diputados federales de Morena, Rocío Nahle, aplaudió la postura diplomática del gobierno mexicano ante el estadounidense:

“¿Qué amenaza recibimos directamente? ¿El pueblo de Corea qué daño nos hizo? ¿Qué falta tan gradne hubo? Por ejemplo, el presidente Trump ha sido muy agresivo con nosotros y hemos hecho puentes, hemos hecho política antes de tomar una medida tan drástica”, dijo Nahle al referirse al tema.

De modo que ahora la postura de México ante Donald Trump no ha sido “sumisa”, “entreguista”, ni subordinada a los intereses norteamericanos, como habían dicho antes varios morenistas. Ahora México ha “hecho puentes” y ha “hecho política”.

¿Así o más incongruentes? Partidos y políticos que se dicen a favor de la democracia y apoyan dictaduras.

 

Tags: