Desaparecen sexoservidoras de Tlalpan

La Otra Opinión |
15-12-2016 06:11 PM

 

Los tacones de Melany se dirigieron hacia un automóvil Jetta color azul marino, tres hombres lo ocupaban, solo uno bajó su ventanilla. Desde el asiento trasero entablaron la negociación. Luego de varios minutos Melany llamó a Jazz, las dos subieron al vehículo y éste emprendió el viaje con ellos perdiéndose sobre la calzada de Tlalpan rumbo al sur.

El reloj de la estación del metro Xola marcaba la una de la mañana, era el viernes 9 de diciembre, las compañeras de Melany y Jazz observaron cómo abordaban el automóvil, nada en especial llamó su atención debido a que este es el método cotidiano de trabajo de las sexo servidoras que trabajan en Tlalpan.

La alerta entre las compañeras de las dos chicas comenzó cuando varias de ellas trataron de comunicarse a sus teléfonos celulares pero ninguna contestó la llamada, cerca del mediodía del viernes la noticia se había extendido: Melany y Jazz estaban desaparecidas.

Un grupo de mujeres se organizó y acudió a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) para interponer una denuncia por desaparición, además contactaron a la familia de ambas jóvenes para informarles lo que había sucedido.

Nada supieron de ellas hasta la tarde del sábado 11 de diciembre cuando el cadáver desnudo de una mujer -golpeado y con huellas de estrangulamiento- fue hallado en el interior del Deportivo Teocan, ubicado en el pueblo de Santa Cecilia Tepetlapa en la delegación Xochimilco.

Los Policías de Investigación de la Procuraduría capitalina acudieron al punto donde Melany y Jazz trabajaban, una zona entre las calles de Segovia y Cadiz sobre la calzada de Tlalpan en la colonia Álamos de la delegación Benito Juárez ahí contactaron a Cecilia una compañera de las dos chicas desaparecidas.

“Nos pidieron que fuéramos al Semefo a identificar un cuerpo que habían encontrado, yo fui, pero la que pasó a reconocerla fue otra chava, y sí, nos dijo que era Jazz, que estaba bien golpeada y que traía marcas en el cuello”, narró a Letra Roja Cecilia.  

Jazz tenía 25 años de edad y al menos dos trabajando en la Ciudad de Mexico, era una mujer originaria de la comunidad de Juan Díaz Covarrubias, Municipio de Hueyapan de Ocampo, del Estado de Veracruz, como en muchos casos su familia no sabía que se dedicaba al sexo servicio.

“Su hermana llegó de Veracruz y fue difícil para ella saber a qué se dedicaba. No sabemos mucho de su vida por que platicaba poco de ese tema. Ella trabajaba para un padrote que la explotaba, le pedía cuenta, cuando menos 2 mil pesos diarios y los fines de semana más.

Tratamos de ayudarla, hicimos una colecta entre las mujeres de varios puntos de trabajo pero al final ella, mal aconsejada por el padrote, decidió hacer todo sola. Hasta donde sé la llevarán a Veracruz a enterrar”, detalló Cecilia.

Pero la historia no concluye aquí, a casi una semana de la desaparición de las dos jóvenes, no se sabe nada de  Melany, lo cual provoca preocupación entre las mujeres dedicadas al sexo servicio en varios puntos de la capital.

“Estamos tristes por Jazz, pero al final podemos tener la certeza que apareció, ahora nos preocupa nuestra compañera Melany, no aparece, su familia ya también la está buscando, pero tampoco quiere que nos metamos en el asunto.

Melany es de la ciudad, tiene 29 años y casi siete trabajando aquí. Este año estaba enfocada a juntar dinero para pagar los quince años de su hija. Es muy triste que esto les pase. Para las autoridades somos como algo desechable, cuando nos acercamos a denunciar nuestra condición de sexo servidoras la usan para culparnos de la violencia que sufrimos”, detalló Cecilia.

Continúa el peligro

Cecilia agrega en su relato que desde la desaparición de sus compañeras el Jetta en el que se las llevaron y sus tres tripulantes ha regresado cuando menos en dos ocasiones al punto donde las levantaron.

“Una chava nos platicó que los tres hombres volvieron el domingo en la madrugada, pero nadie quiso subirse con ellos, después regresó el coche, pero ya no venían los tres sino nada más uno, al que describen como gordo, pero tampoco se llevó a nadie”, señala la joven quien también es madre de dos hijos.

El asesinato de Jazz es el caso reciente, pero no es el único, Cecilia afirma que desde agosto a la fecha al menos nueve sexo servidoras (cifra que incluye a transexuales y mujeres) han sido víctimas de homicidio con violencia en diversas circunstancias que no han sido aclaradas por la autoridad pues la Procuraduría local no ha resuelto ningún caso.

“Estamos tratando de protegernos más, de entrada decidimos que ya no vamos a subir a los coches de los clientes, tomaremos un taxi diferente para que nos lleve al punto o deberán entrar al hotel que nosotras indiquemos.

También estamos valorando realizar un bloqueo sobre Tlalpan para llamar la atención. Somos mujeres que merecemos respeto y la protección de la autoridad, nuestra vida es igual de valiosa que las demás. Somos sexo servidoras, no rateras o algo peor para que nos traten así”, concluyó Cecilia.

 

Nota tomada de Letra Roja

 

Tags:

Itinerario Político

Ricardo Alemán

Elba Esther se va a casa

22-02-2017 08:33 AM
Ricardo Alemán