Delfina, clavadísima

José Contreras |
28-04-2017 07:00 AM

La candidata de Morena al gobierno del estado de México, Delfina Gómez Alvarez, cometió varios delitos al descontar, como alcaldesa de Texcoco, un porcentaje de los salarios de los trabajadores para entregar el dinero a una organización política y a una organización civil, que después se convirtió en el Partido Morena.

En lo personal no tengo fobias ni filias políticas. Pero como ciudadano me preocupa que una persona que como gobernante incurrió en conductas delictivas tenga amplias posibilidades de convertirse en gobernadora.

Las pruebas de los ilícitos cometidos por Delfina que difundió el PAN son contundentes: cheques, pólizas y oficios firmados por la candidata de Morena documentan la transferencia de recursos de la nómina hacia el Grupo de Acción Política, encabezado por su padrino político y actual presidente municipal de Texcoco, Higinio Martínez Miranda.

Y la propia Delfina, en un intento por defenderse públicamente de las acusaciones, dijo que parte del dinero proveniente de los descuentos a los trabajadores lo entregaba a Morena.

El PAN logró documentar el desvío de poco más de 13 millones de pesos --obtenidos de descontar el 10 por ciento del salario de los trabajadores-- hacia el GAP.

Delfina se enredó más al tratar de zafarse de las acusaciones. Ha dado unas tres versiones diferentes del por qué descontaba ese especie de diezmo a los trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco, ninguna de ellas convincente.

El asunto es simple. Descontar el salario de los trabajadores y destinar los recursos a fines particulares y/o políticos es un delito.

El artículo 11 párrafo V de la Ley  General de Delitos Electorales dice: “ Se impondrán de doscientos a cuatrocientos días multa y prisión de dos a nueve años, al servidor público que:

“V. Solicite a sus subordinados, por cualquier medio, aportaciones de dinero o en especie para apoyar a un precandidato, candidato, partido político, coalición o agrupación política”.

Durante su gestión como alcaldesa de Texcoco, Delfina incurrió en conductas nada éticas, como el hecho de colocar en puestos clave a varios familiares directos del cacique Higinio Martínez o el adjudicarse una liquidación de cerca de medio millón de pesos.  Nunca ha respondido públicamente por estas conductas.

Su vocación de Juanita, primero de Higinio y luego de López Obrador, es muy lamentable y denigrante, aunque respetable. Allá ella.

Pero al descontar el 10 por ciento de los salarios de los trabajadores para financiar actividades políticas cometió varios delitos por los que debería responder no públicamente ni moralmente, sino ante la justicia.

Si viviéramos en un auténtico estado de derecho, Delfina Gómez, abanderada del eslogan Honestidad Valiente, estaría en la cárcel.

Sin embargo, si creemos en las encuestas, Delfina está a punto de ser gobernadora, pues aparece en un empate técnico con el candidato del PRI, Alfredo del Mazo.

En este espacio hemos reseñado y reprochado muchos actos de abuso y conductas delictivas de gobernadores o legisladores del PRI, del PAN o del PRD.

Con esa misma convicción reprochamos ahora la impunidad de que goza la maestra Delfina Gómez, amparada por el manto protector de un caudillo que se asume como intocable.

OFF THE RECORD

**DUARTISTA CON FUERO

El diputado federal del PRI, Tarek Abdala, quien fuera uno de los principales operadores financieros del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, conservará su fuero.

La bancada priista en San Lázaro, encabezada por César Camacho Quiroz, hizo hasta lo imposible por aplazar la aprobación del dictamen del desafuero de Tarek en la Sección Instructora.

El diputado priista tuvo suficiente tiempo para tramitar un amparo. Y lo consiguió.

La Cámara de Diputados tendrá cuatro largos meses de vacaciones, durante los cuales ni Tarek Abdala ni su fuero serán molestados.

**¿DECLINACIONES?

Hay quien ya empieza a hablar de declinaciones en la madre de todas las elecciones, que son los comicios en el estado de México.

Se habla de que la candidata independiente, Teresa Castell, declinará a favor del priista Alfredo del Mazo.

Pero lo que en realidad provocaría gran conmoción sería una eventual declinación entre los candidatos del PAN y del PRD. Uno para respaldar a la otra o al revés.

Esto ya ha ocurrido en otros estados, así que no se puede descartar.

[email protected]

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

La derrota de AMLO

24-05-2017 06:00 AM
José Contreras