De #FiscalCarnal a Fiscal de cuotas

José Contreras |
07-09-2017 06:00 AM

El pase automático de procurador a fiscal general de la República ya quedó sepultado. En realidad, lo estaba desde el pasado mes de noviembre, con la iniciativa del presidente Peña Nieto para eliminar esa disposición, aunque por una extraña razón, el PRI lo quería revivir.

Como sea, ya no habrá pase automático y el procurador Raúl Cervantes Andrade no se convertirá en el Fiscal Carnal.

Pero el problema no termina ahí. La reforma al artículo 102 de la Constitución, aprobada en el 2013, contiene lagunas en el procedimiento para nombrar al fiscal, lagunas que los legisladores no vieron --como “no vieron” el pase automático--  y que podrían generar conflictos.

El artículo 102 de la Constitución señala que para nombrar al fiscal, el Senado deberá conformar una lista de “al menos diez candidatos”, aprobados por las dos terceras partes de los miembros presentes, la cual será enviada al Ejecutivo para que de ahí, éste envíe de regreso una terna.

Al decir “al menos diez”, el precepto constitucional permite al  Senado incluir en la lista a más de diez, una cantidad sin límite, por lo que puede meter en su lista a 15, 20 o los que quiera.

Los legisladores no previeron un procedimiento para que el Senado elabore esa lista de prospectos; no se habla ni de auscultación, ni de realización de foros, ni de consulta con instituciones, ni nada. 

Esto abre la puerta para que los coordinadores parlamentarios se arroguen el derecho de incluir, de manera discrecional, a sus cuates en la famosa lista de 

candidatos de la que luego saldrá la terna.

Si en los próximos días sólo se reforma el artículo décimo sexto transitorio de ese decreto de reformas constitucionales, y se aprueba la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República como la dejó la Cámara de Diputados, el Senado tendrá que proceder a nombrar al primer fiscal general.

Y este primer fiscal general, que se quedará en el cargo durante un sexenio y medio, será nombrado mediante el sistema de cuotas, por acuerdos entre partidos políticos  y sin reglas específicas para la definición previa de los candidatos a fiscal.

La falta de reglas para la elaboración de la lista de candidatos dejará sin oportunidad de participar a muchos juristas preparados y honestos que podrían desempeñar un buen papel como fiscal.

El presidente de la República no meterá las manos en la elaboración de la lista de candidatos a fiscal general, pero los partidos sí, y lo harán con absoluta discrecionalidad.

Modificar el décimo sexto transitorio para eliminar el pase automático llevará tiempo porque el decreto debe ser enviado a los congresos estatales.

Valdría la pena que, aprovechando el viaje, los legisladores revisaran lo que aprobaron en el 2013 y establecieran, dentro del artículo 102 de la Constitución y en la Ley Orgánica, un procedimiento claro y transparente para que el Senado defina la lista de candidatos a fiscal general.

OFF THE RECORD

**LA PIERNA DE NAHLE

El coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho Quiroz, le había agarrado la pierna --”políticamente hablando”, como dijera hace años Andrés Manuel López Obrador--  a su similar de Morena, Rocío Nahle.

A punto estaba de sumarse al PRI y a sus satélites para elegir la Mesa Directiva, cuando de pronto recibió una llamada del señor

Sí, del señor López Obrador, quien le ordenó que no votara nada con el PRI.

**FRENTE DE CUATES

Hasta el momento, el Frente Amplio Democrático no es otra cosa que un Frente de Cuates: Ricardo Anaya, Alejandra Barrales y Dante Delgado.

En el convenio registrado ante el INE no existe ni siquiera la intención de convertir este frente en una alianza electoral para el 2018.

No significa que no la vaya a haber.

Pero por lo pronto, no la hay.

expedientepolitico@yahoo.com.mx

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: