Cuando parecía que Marcelo iba a llegar más lejos que AMLO

La Otra Opinión |
31-07-2017 03:39 PM

Hace exactamente seis años, las cosas parecían ir viento en popa para Marcelo Ebrard, y sus aspiraciones presidenciales.

El 29 de julio de 2011, entonces jefe de Gobierno recibió el apoyo formal de de una de las corrientes más poderosas al interior del PRD: Nueva Izquierda.

Con bombo y platillo, el líder de “Los Chuchos”, Jesús Ortega, anunció la creación de “Demócratas de Izquierda”, un movimiento creado exclusivamente para apoyar a Ebrard en la contienda interna por la candidatura presidencial del PRD. Según decía Ortega, el proyecto de Marcelo tenía “mucha más amplitud” que el de su rival, Andrés Manuel López Obrador.

 

El beso de la muerte de Elba Esther

Y no sólo “Los Chuchos”; la entonces todopoderosa Elba Esther Gordillo, también había declarado que Ebrard era su gallo en la contienda por la presidencia.

¿Quién le haría “el feo” a una alianza con la lideresa del SNTE y el reservorio de votos que ello implica?

Pues Marcelo se desmarcó de la señora Gordillo, y dijo que no quería nada con el partido Nueva Alianza. Aunque puede ser que el deslinde de Ebrard haya llegado demasiado tarde.

En una entrevista publicada por el diario El País el 25 de julio de 2011, la lideresa se dijo consciente de su “mala fama” y reconoció que “tal vez puediera estar perjudicando” a Marcelo al revelar que era su favorito para 2012.

Coincidencia o no, el guiño de Gordillo pudo ser un “beso de la muerte” para Ebrard, quien perdió la contienda interna con López Obrador. Casualmente, será el tabasqueño quien cargue con el “beso de la muerte” de Gordillo en 2018. Hay que recordar que “La Maestra” apoyó a Morena y su candidata, Delfina Gómez, en la contienda por la gubernatura del Estado de México, este 2017.

 

Creel se subió al tren

Pero volviendo a lo que ocurría hace seis años, el que aprovechó las declaraciones de Elba Esther Gordillo para hacerse notar fue Santiago Creel, quien ya estaba haciendo campaña anticipada por la candidatura del PAN.

El entonces senador acabada de anunciar una gira por todo el país “para fortalecer a su partido” y opinó que al expresar su simpatía por Marcelo Ebrard, la lideresa del SNTE estaba mezclando la educación con temas electorales.

Lo que Creel no dijo fue que en 2006 Gordillo apoyó a Felipe Calderón, a quien el de Elba Esther no le dio un “beso de la muerte”, sino una exitosa alianza electoral.

 

Se equivocaron las encuestas

Por cierto, al igual que Ebrard, Creel parecía ir viento en popa rumbo a la nominación como abanderado presidencial de su partido. Una encuesta publicada en reforma el 31 de julio de 2011 colocaba al senador como puntero al interior del PAN, con 31 por ciento de las preferencias. Cuatro puntos atrás estaba Josefina Vázquez Mota --entonces coordinadora de la bancada azul en la Cámara de Diputados--.

Sin embargo, seis meses después, los papeles se invirtieron. En febrero de 2012, Creel reconoció su derrota luego de obtener sólo 6 por ciento de las preferencias en la contienda interna del PAN. No sólo fue rebasado por Vázquez Mota, que triunfó con el 53 .9 por ciento de los votos; también por Ernesto Cordero, quien alcanzó el 38.9 por ciento de los votos.

 

Ni a candidatos llegaron

Por eso, el de Ebrard y el de Creel debe servir como ejemplo para los presidenciables de cara a 2018. Un año es mucho tiempo, y cualquier cosa puede pasar.

Un año antes de las presidenciales de 2012. tanto Santiago como Marcelo parecían ir viento en popa, y ni a candidatos llegaron.

 

Tags:

Itinerario Político

Ricardo Alemán

¡LOCOS DE PODER…!

15-12-2017 06:00 AM
Ricardo Alemán

Expediente Político

Ricardo Alemán

AMLO amnistió al PES

15-12-2017 06:00 AM
José Contreras