Cuando Batres madrugó a AMLO

José Contreras |
19-07-2017 06:00 AM

José Contreras

El 21 de noviembre del 2012, un día después de que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se transformara en partido político, Andrés Manuel López Obrador deliberaba consigo mismo acerca de quién sería el primer dirigente nacional.

Habían levantado la mano para ocupar el cargo el ex oficial mayor del Gobierno del DF, Octavio Romero Oropeza, y el ex perredista Martí Batres.

Para evitar que llegara Batres y que al mismo tiempo se exhibiera demasiado su dedo de gran elector, López Obrador ordenó a Octavio que se bajara y mandó en su lugar a la ex contralora capitalina, Bertha Luján, con la encomienda de que los consejeros nacionales la eligieran a ella como presidenta del CEN de Morena.

Pero Batres aprovechó un receso y, con el escritor Paco Ignacio Taibo II como su gran operador, convenció a la mayoría de los 300 consejeros nacionales --elegidos apenas un día antes--  de que votaran por su candidatura.

Se llevó a cabo la votación, que se supone sería de mero trámite para ungir a Luján, pero a la mera hora el elegido fue Batres. Para cuando López Obrador se dio cuenta de la maniobra, ya la votación se había llevado a cabo y Martí Batres era ya el primer dirigente nacional de Morena.

Lo anterior lo narra, palabras más palabras menos, la periodista Luz Elena Chávez en su columna publicada el pasado domingo en el semanario digital MujeresMas.

Luz Elena sabe de lo que habla, pues desde hace años ha estado ligada a las izquierdas capitalinas. Ha sido funcionaria del Gobierno de la Ciudad de México y fue diputada a la Asamblea Constituyente de la CDMX.

Tras su madruguete, Batres se fue a celebrar su triunfo a casa de Paco Ignacio Taibo II, mientras López Obrador se retiró furioso a su oficina, a intentar procesar el golpe de Estado que le habían propinado en el origen del partido político llamado Morena.

Un año más tarde, cuando López Obrador sufrió un infarto al miocardio, Batres intentó un nuevo golpe de Estado al intentar asumir el liderazgo del cerco al Senado ordenado por AMLO para protestar por la reforma energética.

Pero esta vez, López Obrador reaccionó a tiempo y envió a su hijo, Andrés Manuel López Beltrán (Andy), quien llevó la voz cantante durante los días en que se mantuvo ese cerco.

Por todo lo anterior, Martí Batres, actualmente dirigente de Morena en la Ciudad de México, no será, de ninguna manera, candidato de este partido a jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

López Obrador no confía en Martí Batres, lo detesta pero lo soporta, porque es buen operador político y clientelar. El futuro de Batres está en el Senado, mientras que la candidatura al gobierno de la capital se definirá únicamente entre Ricardo Monreal y Claudia Sheinbaum, la favorita de AMLO.

OFF THE RECORD

**EN EL LIMBO

El INE dejó en el limbo las elecciones de Coahuila, por la sencilla razón de que los consejeros electorales se van de vacaciones.

Quedó como un hecho que los dos principales candidatos a gobernador, del PRI y del PAN, rebasaron el tope de gastos de campaña.

Lo que no se sabe es si eso será suficiente como para anular la elección.

Y solo eso lo sabremos hasta el mes de agosto.

**BOOM DE JUSTICIEROS

A principios de semana apareció un grupo justiciero en el barrio de Santa Julia, en la delegación Miguel Hidalgo de la Ciudad de México.

Y ayer, un justiciero mató a un asaltante de transporte público.

Las autoridades minimizan el surgimiento de justicieros.

Pero también minimizan el incremento en los índices inseguridad y violencia.

¿Qué tal si minimizamos a las autoridades?

expedientepolitico@yahoo.com.mx

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: