Cordero: el malquerido del PAN

La Otra Opinión |
04-09-2017 05:11 PM

Dicen las malas lenguas que por fin se le hizo a Felipe Calderón imponer a Ernesto Cordero en la presidencia… aunque por desgracia para ambos, no fue en la presidencia de la República, sino en la de la Mesa Directiva del Senado.

Para nadie es un secreto que hace seis años, Cordero era favorito de Calderón para tomar la estafeta como candidato del PAN a la presidencia de la República. Sin embargo, el entonces secretario de Hacienda no dio el ancho, ni supo ganarse el apoyo del panismo.

En una encuesta publicada por el periódico Milenio el 31 de agosto de 2011, Cordero aparecía muy rezagado entre los “presidenciables” azules, con sólo 11.4 por ciento de las preferencias que lo ubicaban en el tercer lugar detrás de Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel.

Cordero nunca pudo revertir la tendencia de aquella encuesta, pero exactamente seis años después --el 31 de agosto de 2017-- fue elegido como presidente de la Mesa Directiva del Senado.

Lo curioso es que Cordero ganó la presidencia del Senado del mismo modo que perdió la candidatura presidencial en 2012: sin el apoyo de los panistas.

***

Nueva guerra azul

Y es que los votos para que Cordero llegara a la Mesa Directiva del Senado no los aportaron los legisladores panistas, sino los del PRI y los de la bancada PT-Morena. Por eso, Cordero y los únicos cuatro panistas que lo apoyaron son acusados de “traición” por su propio partido.

El líder del partido, Ricardo Anaya, ha hecho campaña diciendo que el trasfondo del asunto es el “pase automático” del Procurador a la Fiscalía. Pero entre líneas, puede leerse una pelea por la hegemonía del PAN entre el propio Anaya y Margarita Zavala.

Lo cierto es que los pleitos internos ya no son novedad en el PAN, pues hace seis años el partido también llegó fracturado a la contienda presidencial.

El mandatario en funciones, Felipe Calderón, protagonizó una escaramuza con su antecesor, Vicente Fox, quien cuestionó la estrategia de la “guerra contra el narco”; afirmó que el gobierno debía pactar con el crimen organizado; y dijo que el Ejército no es un instrumento adecuado para enfrentar labores de seguridad, por lo que “frecuentemente se violan derechos humanos”.

Calderón aquella ocasión contestó responsabilizando a su antecesor por haberle dado “tregua” al narco y “dejarlo crecer”: “ahora se pagan los costos”, remató.

El pleito fue tal que Fox terminó por apoyar al candidato del PRI por encima de la del PAN.

¿Será que en 2018 veremos a Anaya o a Zavala apoyando a otro partido por el despecho del PAN?

***

Prioridades cumplidas

Como era de esperarse, hace seis años Felipe Calderón centró su Quinto Informe de Gobierno en el tema de la seguridad, pues llegaba a la recta final de su mandato fuertemente cuestionado por los resultados de la “guerra contra el narco”.

En su Quinto Informe, Calderón detalló que habían sido neutralizados 21 de los 37 capos más buscados del momento. Del mismo modo, en su Quinto Informe, Enrique Peña Nieto presumió que ya han sido neutralizados 107 de los 127 objetivos prioritarios del crimen organizado.

***

¿Déjà vu en la CDMX?

Por si volver a ver a Ernesto Cordero como alfil del calderonismo, encontrar al PAN otra vez desunido a un año de las presidenciales, y escuchar una vez más el tema de la neutralización de capos no fuera suficiente para pensar que estamos viviendo un déjà vu, en 2018 podríamos volver a ver a Alejandra Barrales contender por la candidatura del PRD a la jefatura de gobierno.

Hace seis años, la entonces diputada local en la ALDF se destapaba como aspirante a la jefatura de Gobierno.

En un gran evento organizado en el Teatro Metropolitan con el pretexto de rendir su segundo informe de labores, Barrales reunió a figuras de la izquierda como Marcelo Ebrard, Jesús Zambrano, Alejandro Encinas, Dolores Padierna, Mario Delgado y un entonces poco conocido Miguel Ángel Mancera.

Una encuesta de El Universal, publicada el 1 de septiembre de 2011 la presentaba como la favorita para ocupar la candidatura del PRD. Pero Barrales no contaba con la astucia de Miguel Mancera, quien terminó por rebasarla.

Ahora en 2018, Barrales vuelve a sonar para el gobierno de la CDMX, e incluso parece contar con el eventual respaldo del Frente Amplio que esperan cuajar el PRD y el PAN.

Quizá con lo que no cuenta es con que en la ecuación ya se metió el delegado de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, a quien Movimiento Ciudadano y el propio PRD ya le ofrecieron respaldar su candidatura en la CDMX.

¿Se volverá a quedar Barrales sin su candidatura?

 

Tags: