CON PEÑA, COMO NUNCA, ¡CÁRCEL A RATAS!

Ricardo Alemán |
28-04-2017 09:38 AM

La persecución de corruptos y delincuentes no se logra con discursos, tampoco con actos de fe y menos con promesas.
    No, lo cierto es que el combate a la corrupción y el castigo al crimen se mide, sobre todo, con resultados; con datos duros. 
    Y podrán decir misa los malquerientes del gobierno federal en turno; podrán seguir la febril siembra de odio con fines político-electorales, pero lo cierto es que el de Peña Nieto es el gobierno federal con los mejores resultados –en la historia--, en esa materia.
    ¿Lo dudan?
    Durante el gobierno de Peña Nieto han sido enviados a prisión seis ex gobernadores y –por lo que se sabe--, seguramente al final del sexenio serán diez los ex mandatarios que habrán pisado la cárcel a causa de malos manejos y corruptelas.
    Esa cifra no sólo es histórica –porque ningún presidente llevó presos a tal número de ex gobernadores--, sino que contrasta con la fotografía del inicio del gobierno de Peña Nieto, cuando el nuevo presidente apareció flanqueado por los mandatarios que luego pisaron la cárcel.
    ¿Qué significa lo anterior? 
    Que Peña Nieto no sólo rechazó la impunidad, sino que cumplió su palabra de que “el Presidente no tiene amigos”.
Más aún, la palabra presidencial empeñada contra la impunidad y el amiguismo, fue contundente cuando cayó preso Javier Duarte –supuesto amigo del presidente--, y cuando están cerca de prisión César Duarte y Roberto Borgue. En efecto, los tres fueron señalados por Peña como ejemplo del nuevo PRI. Curiosamente los tres podrían terminar presos al final del sexenio.
Otro “amigo” del presidente, Humberto Moreira, fue expulsado del PRI y su fotografiada retirada de la galería de presidentes del partido en el poder. Incluso el señor Moreira podría terminar en prisión, ya que es buscado en Estados Unidos por distintos delitos.
Actualmente, como saben, está preso –desde junio de 2013--, Andrés Granier, de Tabasco, por el delito de defraudación fiscal. Jesús Reyna, de Michoacán –preso desde 2014--, por delincuencia organizada. Guillermo Padrés, de Sonora, preso desde noviembre de 2016, acusado de operaciones con recursos de procedencia ilícita. Flavino Ríos, exgobernador interino de Veracruz, preso desde marzo de 2017, por  encubrimiento, tráfico de influencias y abuso de autoridad.
Además de Tomás Yarrington de Tamaulipas, preso desde abril de 2017 por lavado de dinero y nexos con el narcotráfico. Y Javier Duarte, de Veracruz, preso desde el 15 de abril de 2017 por peculado, enriquecimiento ilícito y delitos electorales.
Pero no es todo. También es histórica la detención de los llamados “objetivos prioritarios” que al arranque del gobierno de Peña se definieron 
 como los criminales de mayor peligrosidad.
    Como saben, el Gabinete de Seguridad Federal definió 122  objetivos prioritarios –los criminales de más alto riesgo--, de los cuales se ha logrado la detención de 92 y la muerte de 14, es decir, sólo restan 16 para completar el objetivo.
    Los tres principales fugitivos son, Juan José “el Azul” Esparragoza Moreno e Ismael “el Mayo” Zambada”, ambos del cártel de Sinaloa. Además de Nemesio Oseguera Cervantes “el Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).
Los capos prófugos pertenecen al cártel de Los Zetas, La Familia, Poniente, Juárez, Sinaloa, los Beltrán Leyva y al CJNG.
La primera captura fue la de Édgar Adrián Zabala Bravo de Los Zetas y la última fue Rubén alias “el Nene”, miembro de una organización delictiva que opera en la Costa Grande de Guerrero.
En la lista de los capos detenidos y de mayor relevancia están, Joaquín “el Chapo” Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa, detenido el 8 de enero de 2016. Mario Armando Ramírez Treviño, principal líder del Cártel del Golfo, detenido el 17 de agosto de 2013. Serafín Zambada Ortiz del Cártel de Sinaloa, detenido en noviembre de 2014.
Servando Gómez Martínez, alias la “Tuta”, líder de los Caballeros Templarios, detenido el 27 de febrero de 2015. Héctor Beltrán Leyva, líder del cártel de los Beltrán Leyva, detenido el 1 de octubre de 2014. Miguel Ángel Treviño Morales, alias “el Z-42”, detenido el 15 de julio de 2013. Vicente Carrillo Fuentes, alias “el Viceroy”, líder del cártel de Juárez, detenido el 9 de octubre de 2014.
        Hasta el momento han sido detenidos y llevados a proceso un total de 36 funcionarios de primer nivel de los gobiernos estatales en donde sus respectivos ex mandatarios fueron enviados a prisión, así como defraudadores de la CFE. Bueno, han caído hasta empresarios pillos, como el dueño de Oceanografía.
        Los datos duros no mienten. El ejercicio de poder se mide por  resultados y no se construye con actos de fe y menos con la siembra de odio.
        Al tiempo.

 

Tags: