Coahuila será un paraíso terrenal en 2017

La Otra Opinión |
17-04-2017 07:00 PM

Conforme se acerca la jornada electoral del próximo 4 de junio, partidos y candidatos en Coahuila intensifican su proselitismo, y la lluvia de propuestas es cada vez más intensa. Tanto así que --si se atiende las promesas de campaña de los dos punteros en la contienda por la gubernatura-- a partir de 2017 la entidad será un paraíso terrenal sin importar si gana el PRI o el PAN.

Por ejemplo, el candidato del PAN, Guillermo Anaya, prometió este lunes y durante el fin de semana que en caso de ser gobernador implementará nuevos programas sociales en salud, educación y alimentación. Dijo también que otorgará microcréditos a las mujeres emprendedoras para que puedan abrir su propio negocio, y que fomentará el emprendedurismo entre los jóvenes.

Por si fuera poco, Anaya afirmó que en caso de ganar las elecciones instaurará en el estado los “Centros de Paz”, en donde los niños podrán recibir tutoriales de matemáticas, inglés y computación, al tiempo que habrá escuelas para padres con el fin de prevenir la violencia y la desintegración familiar.

Pero otro que se puso generoso en cuanto a las promesas de campaña fue el candidato priista, Miguel Ángel Riquelme, quien aseguró que de ser gobernador reforzará la policía municipal, creará una división especial contra robos, y fortalecerá el equipamiento y la infraestructura de las fuerzas de seguridad.

Además, Riquelme le prometió pavimentación de calles a la comunidad de Arteaga; a las comunidades de Múzquiz, Ocampo y General Cepeda, les prometió convertirlas en pueblos mágicos; y a Huachichil le prometió un campo de fútbol, un parque de juegos y la rehabilitación de su plaza principal.

En materia de seguridad social, Riquelme prometió otorgar a 300 mil familias un apoyo para solventar sus carencias, además de programas para mejorar sus viviendas, la modernización de los centros de salud y la gratuidad de los medicamentos.

En cuanto a temas educativos, el priista afirmó que otorgará becas para que todos los alumnos puedan cubrir sus inscripciones, y que brindará apoyos para que las madres solteras continúen con sus estudios. Y al campesinado, Riquelme prometió apoyo a los productores con programas de semillas, fertilizantes y tecnificación de los sistemas de riego.

Es así como, sin importar si gana el PRI o el PAN, Coahuila será a partir de 2017 un paraíso terrenal. Claro está que lo anterior ocurrirá si y sólo si quienquiera que sea el candidato vencedor cumple con sus promesas de campaña.

El problema es que una cosa es prometer como candidato y otra cumplir como gobernante. Y es que los gobernadores no son deidades capaces de hacer las cosas por obra y gracia de su palabra; son administradores que tiene que trabajar con recursos escasos para atender asuntos prioritarios.

 

Tags:

Itinerario Político

Ricardo Alemán

PEÑA, EL IDIOTA

17-11-2017 06:00 AM
Ricardo Alemán

Expediente Político

Ricardo Alemán

Ayala destapa a Meade

17-11-2017 06:00 AM
José Contreras