CNTE: ¿quién y hasta cuándo le ponen un alto?

24-08-2016 10:12 AM

Son dos las preguntas fundamentales sobre el vandalismo, la violencia, el caos y los crímenes cometidos por la CNTE.

¿Quién será capaz de poner un alto? ¿Hasta cuándo?

Las dos preguntas son el común denominador en todas las conversaciones. Hay hartazgo, desazón, e incluso enojo.

Y es que no es la primera vez que representantes del gobierno federal, sean secretarios de Estado, responsables de la procuración de justicia o –como en este caso-, el propio presidente Peña Nieto, han prometido que la CNTE llegó al límite, que no habrá más diálogo y que se aplicará la justicia.

Viene a cuento el tema porque hace unas horas, al inicio del nuevo ciclo escolar, el propio Peña Nieto fue tajante :“no más diálogo si no hay regreso a clases”.

Y el llamado presidencial parece haber caído en el vacío. En Oaxaca, por ejemplo, la CNTE ordenó bloquear toda la ciudad.

De nueva cuenta empresarios, comerciantes, artesanos y prestadores de servicio condenados a la ruina.

De nueva cuenta más de un millón de niños sin escuela; niños que pierden tiempo valioso e indispensable para construir las herramientas que les permitan salir de la miseria del atraso y de la ignorancia.

Y de nuevo la arrogancia de los líderes de la CNTE: “no habrá clases hoy, mañana y nunca, mientras esté vigente la reforma educativa”, pregonaron en micrófonos de medios informativos.

Está claro que entre la CNTE y el gobierno federal existe un abierto rompimiento. Está claro que a la CNTE le importa un pito la educación y que su objetivo es político.

Está claro que la violencia, el saqueo, el vandalismo, los bloqueos y la cancelación de la educación tienen objetivos políticos y económicos, pero nunca educativos.

Y es que la CNTE ya no es un gremio magisterial, es una fuerza política al servicio de un partido y de un grupo guerrillero.

Por eso será inútil que el gobierno federal ponga dos, veinte, o doscientas mesas de diálogo que prometa el “oro y el moro” que “baje las estrellas a los señores de la CNTE” y que haga promesas impensables.

Será inútil porque los señores de la CNTE quieren dos cosas. Recuperar los espacios de poder que dan miles de millones de pesos a la mafiosa CNTE y convertirse en factor clave para el proceso electoral de 2018 a través del partido Morena.

Y el reto no es menor para el gobierno federal. Hasta hoy ese gobierno no ha sabido reaccionar y poner fin a un grupo mafioso que, según todas las evidencias, tiene de rodillas al Estado mexicano.

Por eso, hoy más que nunca son vigentes las preguntas: ¿quien será capaz de contener a la CNTE?

¿Hasta cuándo?

Al tiempo.

 

@RicardoAlemanMx

@OpinionLSR

 

 

Tags: