CNTE paga millón y medio a tres “profes”... ¡Por estar en la cárcel!

La Otra Opinión |
25-04-2017 05:18 PM

Una vez más, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se ve inmiscuida en un escándalo.

El pasado viernes fue liberado el profesor Mario Olivera Osorio, un miembro de la Sección 22 de la CNTE que desde 2013 se encontraba recluido en el Penal de Puente Grande acusado del secuestro de dos menores de edad, sobrinos del ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani.

Sin embargo, el escándalo no es el presunto vínculo de la Coordinadora con actividades delictivas. Está bien documentado que la CNTE cuenta con un largo historial de vandalismo, daños a la propiedad privada, extorsión e incluso acusaciones por desvío de recursos.

El escándalo tampoco es la liberación del profesor. Mario Olivera fue sometido a un proceso judicial y luego de cuatro años tras las rejas salió libre por falta de pruebas.

El escándalo es que durante los años pasó en prisión, el profesor siguió cobrando su sueldo como director de la Escuela Gregorio Chávez, ubicada en el municipio Oaxaqueño de santa Cruz Xoxocotlán. Y el suyo no es el único caso de un miembro de la CNTE que recibe un salario sin estar presente en las aulas.

Según documenta El Financiero, desde 2015 y hasta inicios de 2017, el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) autorizó el pago de 562 mil 928 pesos a Olivera Osorio por su labor docente. Mismo caso es el de Lauro Atilano Grijalva Villalobos, otro miembro de la Sección 22 implicado en el secuestro de los sobrinos de Gutiérrez Candiani que también estando encarcelado recibió pagos por 562 mil pesos por su supuesto desempeñó como profesor de una escuela en Santo Domingo Tehuantepec.

Como bien recuerda El Financiero, estos casos son calcas del de Rubén Núñez, ex dirigente la Coordinadora que estuvo preso por las acusaciones de desvío de recursos que pesaban en su contra. En los tres meses que Núñez estuvo en prisión, cobró 500 mil pesos.

Es decir que tan sólo en estos tres casos se erogaron del erario público más de un millón y medio de pesos para pagar el sueldo de tres maestros que no estuvieron en las aulas y que nada aportaron a la educación.

La pregunta es: ¿Cuántos “profes” más hay en la Sección 22 que cobran por no hacer nada?

 

Tags: