¿Cataluña bolivariana?

La Otra Opinión |
03-10-2017 04:03 PM

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, ha convertido en suya la causa del independentismo catalán.

¿La razón?

Catalanes y chavistas tienen a un adversario común: el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy.

El pasado mes de julio, los partidos de oposición en Venezuela organizaron un plebiscito --calificado como ilegal por el régimen chavista-- para tratar de impedir que Maduro aboliera al poder legislativo e instaurara una espuria Asamblea Constituyente controlada por él mismo.

Ahora, en respuesta, Maduro apoya el referéndum para la independencia de Cataluña, declarado inconstitucional por el Tribunal español.

Tergiversando los hechos, Maduro incluso se jactó de “permitir” que la oposición realizara una consulta ilegal en Venezuela, y acusó al mandatario español de optar por “la sangre, el garrote y el porrazo” en Cataluña.

Cínico, Maduro incluso calificó a Rajoy como un “dictador” y dijo que no tiene “el talante democrático para dejar que el pueblo catalán se exprese”.

Cierto es que entre el caso catalán y el venezolano hay algunas similitudes. Pero la mayoría son por la actuación manipuladora e ilegal tanto del régimen chavista y de la Generalitat de Cataluña --que no así del gobierno español, aunque claro está que los palos estuvieron de más--.

En Venezuela Maduro se pasó la Constitución por el arco del triunfo; desconoció al poder legislativo por ser de mayoría opositora e impuso una Asamblea para reescribir una ley a modo. En Cataluña, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, también ignoró la ley y pretendió sacar adelante el referéndum para hacer válidos unos efectos legales no reconocidos.

Pero si Maduro apoya a Cataluña no sólo es por las coincidencias entre el actuar del populismo chavista y el del populismo catalán. Se trata, en un sentido más amplio, de una guerra diplomática contra el gobierno español.

Basta recordar que la semana pasada el presidente español, Mariano Rajoy, se reunió con su homólogo estadounidense Donald Trump. Ambos mandatarios han repudiado la situación tanto en Venezuela como en Cataluña.

Pero por otro lado, al atacar a Rajoy, Maduro también abona a la causa de uno de sus aliados: el partido español de izquierda populista conocido como Podemos.

Este joven partido liderado por el politólogo Pablo Iglesias y otros académicos hunde sus raíces en el Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS), una consultora que entre 2003 y 2011 asesoró al antecesor de Maduro, Hugo Chávez.

Parte de los recursos con los que se construyó Podemos provienen de los pagos que Chávez aportó a Iglesias como compensación por sus asesorías.

Ahora, mientras Podemos respalda a los separatistas catalanes apostando por la desestabilización de Rajoy, Nicolás Maduro también contribuye a su causa atacando al gobierno español en el ámbito diplomático.

 

Tags: