Cancha dispareja en 2018

José Contreras |
01-09-2017 06:00 AM

En las elecciones del 2018 habrá cancha dispareja, pero no será culpa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que el pasado miércoles echó para abajo los lineamientos que había emitido el INE.

Los culpables de esta inequidad, que de hecho ya vivimos desde hace varios meses, son los partidos políticos, chicos y grandes, los cuales no han regulado en el Congreso la prohibición que tienen los servidores públicos para hacer promoción de su imagen y de su persona.

Desde la reforma electoral del 2007 se estableció, en el artículo 134 de la Constitución, la prohibición de lo servidores públicos de hacer promoción personal, y se ordenó al Congreso expedir una ley reglamentaria que incluyera sanciones y procedimientos de sanción.

Diez años después, el Congreso no ha cumplido con esta disposición, lo que lleva a que, ante la falta de regulación, gobernadores, diputados, senadores, presidentes municipales, etcétera, caigan en la tentación de usar recursos públicos para promocionarse en vísperas de elecciones.

Lo anterior va de la mano del comportamiento mañoso de los políticos que aspiran a algún cargo de elección popular, y que contratan espacios publicitarios de manera encubierta para promocionar su imagen.

Los ejemplos sobran y están en todos los partidos. El ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, lleva varios meses con una campaña permanente de publicidad personal a través de un libro patito de su autoría.

Y antes de que dejara el cargo, Moreno Valle había pagado por varias entrevistas en diarios digitales patito que a su vez contrataron espacios en televisión para publicitar la “exclusiva” con “el gobernador que transformó Puebla”.

Otro ejemplo es la diputada federal del PVEM, Wendolín Toledo, quien el pasado sábado gastó una millonada --de nuestros impuestos-- en contratar anuncios personales durante la pelea de box entre Floyd Mayweather y Conor McGregor.

Han sido varios los senadores del PRI que, en vísperas de elecciones de gobernador en las que desean competir, contratan todo tipo de anuncios en los que promocionan su imagen.

En días pasados, los tres principales aspirantes de Morena al gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, Martí Batres y Ricardo Monreal, gastaron una gran cantidad de dinero en publicidad personal en Facebook, sin que nadie les dijera nada.

Y el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, lleva varios años apareciendo en prácticamente todos los spots adjudicados a su partido, aunque éstos se refieran a elecciones estatales.

El INE emitió una serie de lineamientos para tratar de frenar este furor de los políticos por violar la Constitución, pero al hacerlo rebasó sus facultades e invadió el terreno del Poder Legislativo.

Lo que hizo el TEPJF fue enmendarle la plana al INE e invalidar esos lineamientos conocidos como “cancha pareja”, no porque sean incorrectos, sino porque escapan a las facultades del Instituto.

Los más felices con esta resolución del Tribunal son los partidos polítcos y en especial los personajes más proclives a burlarse de la Constitución y de la inteligencia de los ciudadanos.

OFF THE RECORD

**¿CADENAS NACIONALES?

Se habla en algunas columnas de que el presidente Enrique Peña Nieto ordenó hacer una cadena nacional este viernes durante el partido de futbol entre México y Panamá.

El motivo: el Quinto Informe de Gobierno del primer mandatario.

¿Será cierto o será fake news? Ojalá sea lo segundo.

**DUARTE, ROMPE HUELGAS

El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, se declaró en “huelga de hambre” el pasado 17 de agosto.

Pero diez días después comió, según la Subsecretaría de Sistema Penitenciario de la Ciudad de México.

O sea que Duarte rompió su propia huelga.

Ladrón, corrupto, ineficiente, frívolo y ahora...rompehuelgas.

expedientepolitico@yahoo.com.mx

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: