Líderes del #YoSoy132 viven de lo que criticaron y lo hacen mal

La Otra Opinión |
13-01-2017 06:12 PM

Así terminó el #YoSoy132: viven de lo que criticaron y lo hacen mal

El 11 de mayo de 2012, un grupo de jóvenes de la Universidad Iberoamericana abucheo al entonces candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, quien se presentó en dicha institución educativa para llevar a cabo uno de sus actos de campaña.

Luego de que 131 de los “manifestantes” salió a decir --a través de un video-- que no habían sido acarreados los que protestaron en contra del priista, se viralizó en redes sociales el hashtag #YoSoy132, mismo que dio nombre a un movimiento social que se convirtió en la punta de lanza de una campaña para tirar al entonces candidato presidencial Peña, puntero en las encuestas.

Con consignas en contra del PRI y del desgastado régimen político, así como con exigencias como la “democratización de los medios de comunicación”, este movimiento no sólo se popularizó, sino que fue visto por incautos e ingenuos como la versión mexicana de la “Primavera Árabe”, o como una ola de cambio en contra de un sistema corrupto.

Sin embargo, años después, ¿en qué terminó el movimiento #YoSoy132?

Hoy en día, la presencia del movimiento en la vida pública es prácticamente nula. Muchos de sus integrantes ni siquiera asoman la cabeza para defender las causas que antes enarbolaban, muestra de que en realidad no defendían ninguna causa social más allá de funcionar como “ariete” para tirar a un candidato presidencial y encumbrar a otro, por más que hayan tratado de esconder sus intenciones bajo la etiqueta del “apartidismo”.

Pero quizá lo más irónico es que algunos de los miembros del #YoSoy132 hoy viven de aquello que criticaron; ya sea del sistema político corrupto o de los “antidemocráticos” --según sus consignas de aquél 2012-- medios de comunicación.

Algunos terminaron trabajando para diputados de diversos partidos. Otros --quizá los casos más visibles-- terminaron dentro de la misma empresa a cuyas afueras se manifestaban para acusar por ser soldado del PRI.

Resulta que más tardó Peña Nieto en asumir la presidencia luego de su turno en las urnas que algunos miembros del #YoSoy132 en ocupar sillas en mesas de análisis de la empresa soldado del PRI. En octubre de 2012 --cuatro meses después de la victoria de Peña y dos antes de su toma de posesión-- arrancó transmisiones a través de Televisa el programa Sin Filtro, con la participación de distinguidos exmiembros del #YoSoy132, entre ellos, el exvocero Antonio Attolini.

En aquél entonces, el intento por parte de Attolini de justificar de lo injustificable y de hacer congruente una incongruencia fue el argumento de que, al integrarse a Televisa, podría fungir como una voz distinta, algo así como combatir a la empresa desde adentro.

Sin embargo, a final de cuentas estos miembros del #YoSoy132 terminaron por vivir de lo que repudiaban, y además, haciéndolo mal…

El crítico de televisión y columnista de Milenio, Álvaro Cueva publicó una lista con los mejores y los peores programas que se transmiten en la pantalla chica. Y resulta que entre los peores destaca Sin Filtro, como el peor programa de análisis periodístico de la televisión abierta.

¿Dónde quedó el discurso antisistema del #YoSoy132? ¿Y dónde quedaron los principios y la congruencia de sus miembros?

https://www.facebook.com/RicardoAlemanMx/videos/1366896146694912/

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Los otros normalistas

14-12-2017 06:00 AM
José Contreras