AMLOCALIPSIS: Aquí no se habla mal del comandante

La Otra Opinión |
31-01-2017 05:49 PM

Para evitar el AMLOCALIPSIS es una nueva sección de La Otra Opinión en la cual quedará constancia del fallo de los gobiernos populistas que pretende emular Andrés Manuel López Obrador si llega al poder en 2018.

De este modo, semana a semana describiremos las atrocidades más increíbles aprobadas por administraciones que llegaron al poder bajo el lema de cambio y terminaron convertidos en una réplica exacta --o peor-- de lo que quisieron erradicar.

El repaso histórico --y de la prensa actual-- abarca países de todo el mundo, porque el populismo no es un mal exclusivo de Latinoamérica ni tampoco exclusivo de los gobiernos de izquierda o del siglo XXI. El objetivo es demostrarle que con López Obrador NO estaríamos mejor y que todavía hay tiempo para no repetir los errores de otros.

El pasado 24 de enero, Diosdado Cabello, diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, arrancó una campaña para reivindicar la figura y el nombre del ex presidente de su país, Hugo Chávez.

La iniciativa lleva el nombre de “Aquí no se habla mal de Chávez” y ha sido respaldada por el gobierno de Nicolás Maduro.

El objetivo es que ninguna persona hable mal del “comandante” en las dependencias gubernamentales, pues según Cabello, hay más cosas buenas que malas por decir de Chávez.

Por otra parte, el legislador aseguró que nadie que haya sido beneficiado por el gobierno venezolano con programas sociales tiene derecho a quejarse.

Asimismo, el impulsor de la propuesta exigió que no se hable mal del gobierno de Maduro y agregó que que las personas que no sigan el mandato serán reportadas.

De este modo, en Venezuela se coarta una vez más la libertad de expresión, así como la libertad de disentir, de opinar y de oponerse al gobierno simplemente porque hay personas que no están dispuestas a escuchar la verdad o las cosas que les disgustan.

La medida recuerda casos como el de Corea del Norte, donde el año pasado se prohibió a los ciudadanos hacer comentarios sarcásticos sobre el régimen y su líder Kim Jong-Un.

En Chile también ocurrió algo similar en 1999, cuando El Libro Negro de la Justicia Chilena, escrito por la periodista Alejandra Matus, fue confiscado un día antes de su publicación porque la autora fue acusada de violar la Ley de Seguridad del Estado; sin embargo, lo único que se intentaba evitar era que los chilenos leyeran información sobre las malas prácticas del Poder Judicial en su país.

México, nunca ha estado en una situación semejante; sin embargo, si López Obrador llegara a ser presidente, no debería sorprendernos que a la larga sea impuesta una ley que impida hablar mal de AMLO, porque como ya hemos visto, el señor es intolerante a la crítica, y en medios como éste no nos cansaríamos de exponer la verdad sobre él.

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Los otros normalistas

14-12-2017 06:00 AM
José Contreras