¿Año nuevo, México nuevo?

Rubén Cortés |
02-10-2017 08:42 AM

A 274 días de la elección presidencial (y un año y dos meses de abandonar Los Pinos) el Presidente echa el resto de lo que conserva de capital político, con su promesa de que, tras los dos sismos de septiembre, en 2018 habrá “año nuevo, México nuevo y reconstruido”.

¿De qué tamaño es su promesa? Enumeremos la magnitud de la catástrofe registrada entre el 7 y el 19 de septiembre en siete estados, a consecuencia de los terremotos de 8.2 grados y de 7.1 grados:

—153 mil viviendas sufrieron daños: Oaxaca, 33 mil; Chiapas, 16 mil 803; Puebla, tres mil 319; Estado de México, mil 695; Guerrero, mil 527; Morelos, 349, y Ciudad de México, 11 mil 800.

—54 mil 526 viviendas sufrieron pérdida total; 46 mil 134, daño parcial, pero están inhabitables y 82 mil 885 registran daños, aunque son habitables. Sólo en viviendas el costo preliminar será de unos 10 mil millones de pesos.

—Mil 500 templos, museos y conventos tienen afectaciones, de los cuales mil 200 son considerados con “afectaciones de moderadas a severas” y reconstruirlos o remozarlos costará ocho mil millones de pesos.

—Existen 12 mil 931 escuelas con daños, de las cuales 577 tendrán que ser reconstruidas. La inversión para la reconstrucción y las reparaciones ascenderá a 13 mil millones de pesos.

—Más de un cuarto de millón de personas se encuentra ya en situación de pobreza patrimonial. Para tener una idea, es la tercera parte de la población del estado de Colima.

De manera que el costo total de la reconstrucción de casi la tercera parte del país se elevará a 37 mil 500 millones de pesos, una cifra escalofriante para cualquier otro país del mundo, pero que para México es perfectamente costeable, gracias al buen desempeño de la economía en el actual sexenio.

De hecho, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, afirma con tranquilidad que el dinero “no ha sido obstáculo” para que el Estado mexicano se haga cargo de esta emergencia de consecuencias descomunales. Pero se entiende en una economía con 14 trimestres seguidos de crecimiento.

La visión optimista de la reconstrucción sería imposible sin los resultados ya visibles de las 13 reformas alcanzadas por el Pacto por México entre PRI, PAN y PRD, que mantiene generalmente al dólar a menos de 18 pesos, el precio de la gasolina liberado y una mejoría en las finanzas en 18 por ciento.

Todo eso permitió captar 120 mil millones de dólares en inversión extranjera directa y la creación de dos millones 330 mil empleos, con lo que suman 18.6 millones de trabajadores asegurados en el IMSS y atención médica para 74 millones de mexicanos. El Presidente lo sabe.

Por eso promete un México nuevo.

 

Tags: