Anaya dio su voto para que Murillo fuera fiscal: Cordero

Francisco Garfias |
31-08-2017 09:42 AM

Ernesto Cordero no está molesto. Lo que le sigue. Se siente calumniado, difamado, indignado. El senador del PAN jura que nunca se ha manifestado en favor del “pase automático” del actual procurador, Raúl Cervantes, a la Fiscalía General.

Ernesto Ruffo lo hace aparecer como uno de los tres panistas que le darían al PRI la mayoría que requiere para que se apruebe la minuta que contiene el transitorio 16 que le daría el pase a Cervantes.

“Es una gran confusión. Un entuerto armado por Anaya. No hay ningún elemento para decir que le vamos a dar al PRI esos tres votos. Yo ni siquiera me he pronunciado”, nos dice el legislador del PAN.

Y revira: “Si alguien ha sido acomodaticio con el gobierno es el propio Anaya. Allí está el Pacto por México. Es una muestra de su docilidad con el gobierno”, acusó el exsecretario de Hacienda.

Ya encarrerado, el legislador calderonista recuerda que Ricardo Anaya, siendo diputado federal, votó en favor de la Reforma Constitucional para crear la Fiscalía General.

Pero también le dio su voto al 16 transitorio de la ley secundaria, que contiene el cuestionado pase automático. “Quería que Murillo Karam fuese el fiscal”, nos dice.

En ambas ocasiones, los legisladores del PAN, entre ellos el ahora jefe nacional del partido, votaron abrumadoramente en San Lázaro a favor de la reforma constitucional, primero, y luego de la ley secundaria.

Si en 2014 se hubiese aprobado la minuta en el Senado, Jesús Murillo Karamhabría sido el fiscal general, dice.

Y nos presume: “Nosotros la congelamos (la minuta) precisamente por el pase automático”.

  •  El tema del “pase automático” ni siquiera estaba en la agenda del periodo ordinario que iniciará mañana.

La polémica sobre el tema resurgió luego de que la Comisión Permanente del PAN, incluido el expresidente Felipe Calderón, se pronunciara por el voto en contra del pase automático.

Ernesto Ruffo también le dio su rayón. No le gustó que ande diciendo que LozanoRoberto Gil y él mismo son acomodaticios y que votarían en favor de la minuta. “Es falso”, insistió.

  •  Y es que no es broma. Los priistas quieren a uno de los suyos como fiscal general para los próximos nueve años: el procurador Raúl Cervantes. Ni siquiera lo ocultan.

Ese aferre le da peso a las sospechas de los opositores, quienes aseguran que el PRI no quiere un fiscal autónomo, sino un fiscal a modo.

Transcribo lo que declaró ayer Enrique Ochoa, presidente nacional del tricolor, luego de ser interrogado sobre el rechazo al pase automático por parte de partidos de oposición y organizaciones de la sociedad civil.

“La persona que reúne las características para llevar a cabo esa transformación de Procuraduría a Fiscalía General es el doctor Raúl Cervantes, por su trayectoria, por los resultados, porque es un jurista reconocido a nivel nacional y que, en ese sentido, contará con todo nuestro apoyo”.

Nada dijo de su larguísima militancia en el PRI. Tampoco de sus vínculos estrechos con el poder político.

Ni cómo ayudarlo.

  •  Lo primero que vimos al llegar, la tarde de ayer, a la explanada de la delegación Cuauhtémoc, fue una ingeniosa cartulina que se alzaba entre la gente que acudió a solidarizarse con el maltratado Ricardo Monreal y que me llevó a otros tiempos: “Dale un madrazo al dedazo”.

En otra más grande que estaba juntito se leía: “No estamos de acuerdo con el dedaso (sic) de AMLO”.

Las que se referían al dedazo estaban hasta atrás. Lejos del templete donde hablaba el delegado.

En las pancartas, cartulinas y mantas que le pusieron enfrente se leía : “Monreales Morena”; “Monreal para jefe de gobierno”. Las consignas no desentonaban: “¡De aquí, pal real, vamos con Monreal!”.

Entre la gente nos encontramos al experredista Armando Quintero. Hablamos con él. Fue categórico:

“Que él haga su planteamiento, pero que no se vaya de Morena. ¿A dónde nos vamos? ¿A lo que queda del PRD?

¿Al MC con Dante? ¿Al PT con Anaya?

  •  Ricardo Monreal le bajó al tono en su discurso. Ya no dijo que será candidato. Quedó claro que no se va de Morena…por ahora.

Tampoco será el “Caballo de Troya” de los adversarios de Andrés López Obrador.

Existía el temor de que anunciara una ruptura, pero fue todo lo contrario. Aplicó la de Jesús: puso la otra mejilla.

El delegado en Cuauhtémoc quiere acabar con el pleito interno en Morena. Salió muy propositivo. Pide que se reponga el procedimiento (encuesta simulación) que puso a Claudia Sheinbaum a las puertas de la candidatura de Morena a jefe de Gobierno.

Propone, además de un nuevo sondeo base, que se hagan otras dos “encuestas espejo” para contrastar resultados o, de plano, que se haga una consulta abierta a la ciudadanía para la candidatura. “Si quedo en cuarto, me quedo en cuarto”, dijo entre aplausos.

  •  Somos muy dados a especular sobre nombramientos en los gobiernos que están por instalarse. Una fuente generalmente bien informada nos pasó la lista de cómo quedaría integrado el gabinete de Alfredo del Mazo en el Estado de México.

En esa lista aparece César Camacho como secretario de Gobierno; Emilio Chuayffet, secretario de Educación, y Carolina Monroy en Desarrollo Social.

Hablamos anoche con gente muy cercana al diputado Camacho. Juran y perjuran que no va al Estado de México y que completará su ciclo como diputado federal.

Pablo Basáñez lo ponen en Medio Ambiente y a José Ignacio Pichardo Lechuga en Desarrollo Agropecuario. Los dos lo han negado.

Así que ni para qué le seguimos.

 

Tags: