AMLO y Fernando Espino: el espejo del nepotismo

La Otra Opinión |
19-05-2017 02:41 PM

Para nadie es un secreto que Fernando Espino ha convertido al Sindicato de Trabajadores del Metro en un negocio familiar.

Con casi 40 años al frente del Sindicato, el exdiputado federal y en local por el PRI, PVEM y PANAL ha sido señalado en diversas ocasiones por el nepotismo con el que administra la repartición de plazas del sistema de Transporte Colectivo.

De acuerdo información publicada este viernes por el periódico La Razón, en la actualidad son 13 los familiares de Espino colocados en la nómina del metro, ocupando cargos como subjefe de departamento, subgerente y coordinador, en  las áreas de Baja Tensión, Servicio Médico, Mantenimiento y Transportación.

Una hermana, dos de las exesposas, tres cuñadas y dos de los hijos del líder sindical cobran salarios mensuales de 23 mil 139 pesos. Por su parte, otra hija de Espino cobra 21 mil pesos al mes, mientras que uno más de los hijos del líder y otra exesposa perciben salarios de 16 mil 926 pesos. Y por si fuera poco, dos sobrinos de Espino cobran 24 mil pesos mensuales.

Si a ello se le suman los 23 mil 139 pesos al mes que gana el dirigente del Sindicato, se obtiene que la suma total de los recursos erogados por el Metro para pagar el salario de Espino y sus familiares es de 3 millones 435 mil pesos al año.

Es decir que además del chantaje, el uso de la violencia para controlar el Sindicato del Metro y el desvío de recursos y la corrupción el nepotismo es otro de los rasgos distintivos la forma en que se maneja Espino, uno de los nuevos aliados de Morena y de Andrés Manuel López Obrador, otro de los grandes representantes de la práctica del nepotismo.

Y es que así como Espino administra el Sindicato del Metro como un negocio familiar, Andrés Manuel López Obrador hace lo mismo con Morena.

Resulta que el hijo mayor del tabasqueño , José Ramón López Beltrán, se desempeña como delegado de Morena en el Estado de México. Además, el segundo hijo de AMLO, Andrés Manuel López Beltrán, es delegado de Morena en la capital del país, mientras que Gonzalo --el menor de los hermanos López Beltrán-- es comisionado en Tlaxcala del partido de su padre. Y por si fuera poco, Pío Lorenzo y José Ramiro López Obrador --hermanos de AMLO-- son Comisionados de Morena en Chiapas.

Así, tanto Espino como López Obrador son políticos de extracción priistas. Ambos convirtieron a las instituciones que lideran en un negocio familiar que controlan a través de prácticas autoritarias y de un poder vertical.

Por ello, no sorprende que estos antiguos enemigos --que se enfrentaron abiertamente durante la administración de López Obrador al frente de la Ciudad de México-- hayan terminado por convertirse en aliados.

No cabe duda: ¡Dios los hace y ellos se juntan!

 

 

 

Tags: