AMLO y eso de las encuestas

Rubén Cortés |
01-09-2017 09:04 AM

Al rechazar los métodos y resultados de la encuesta que ganó Claudia Sheinbaum en la nomenklatura de Morena para ser candidata a la jefatura de Gobierno, Ricardo Monreal aplica la máxima de “nunca sabrás adónde vas si no sabes de dónde vienes”.

Porque AMLO es quien más sabe como manejar las encuestas entre todos los políticos mexicanos: cómo Jefe de Gobierno (2000-06) nunca perdió ninguna de las que hizo por teléfono, desde una para revocación de mandato hasta otra para la construcción de los segundos pisos.

Incluso, tampoco se puede olvidar que AMLO no ganó la encuesta a cinco mil 995 personas que pactó con Ebrard para definir la candidatura del PRD a la presidencia de la República en 2012. Ebrard se impuso en dos de las tres preguntas divulgadas; los resultados de las otras dos no fueron informados.

Refresquemos la memoria:
—En la primera: ¿Cuál es su opinión respecto a..?, Ebrard ganó con diferencia de 8.97 puntos, según la encuestadora NODO, y por 4.60, según Covarrubias.
—En la segunda: Si los candidatos a la presidencia en el 2012 fueran los siguientes ¿usted por quién votaría?, AMLO aventajó por 9.20 puntos en NODO y 9.65 en Covarrubias.
—En la tercera: ¿Por quién o quiénes nunca votaría?, también ganó Ebrard, con 18.86 puntos en NODO y 14.42 en Covarrubias.
Sin embargo, Ebrard aflojó la candidatura a AMLO, según él para no dar pretextos al tabasqueño para irse del PRD y para no dividir a la izquierda. Pero con la novedad de que la izquierda de todas maneras se dividió y sufrió, con Morena, su desgajamiento más grande en 30 años.

Con su sumisión, Ebrard entonces le quedó mal a millones que lo creían capaz de juntar a la izquierda y la derecha, aun yéndose AMLO del PRD. Después de su decisión, académicos, intelectuales, científicos, artistas y luchadores sociales hasta publicaron un desplegado:

“Marcelo es un político moderno y profesional que tiene la capacidad de encabezar una coalición plural con importantes fuerzas políticas y ciudadanas que cambie el rumbo de México”.

Ahora Morena puso a Monreal en una situación similar a la que se colocó a sí mismo Ebrard en 2011, cuando al ceder ante AMLO perdió ese instante en la vida que debes tomar cuando llega, o arrepentirte para siempre de haberlo dejado pasar.

Sólo que Monreal parece que no dejará pasar su momento, y tiene la suerte paradójica de que desde Morena le están haciendo la campaña para que sea candidato a Jefe de Gobierno: al hacerlo perder la encuesta a la mala y en lo oscuro, Morena perdió un gran candidato propio y creó uno ajeno.

Y a Monreal, si alguien no lo conocía, hoy… sí lo conoce.

 

Tags: