AMLO vs. Monreal: es por la herencia, hombre

Rubén Cortés |
04-09-2017 09:11 AM

AMLO sabe que él puede perder en 2018, pero que Monreal sí gana por Morena la Jefatura de Gobierno en 2018. Su derrota y la victoria de Monreal habrían trasladado el poder natural del partido al zacatecano… y apartado a “Andy”.

Entonces, la decisión de quitar la candidatura a la CDMX a Monreal no estuvo originada en la muy mencionada (y también muy real) lealtad de Claudia Sheinbaum, sino en el temor a que Morena pasase a manos de Monreal.

Gobernar la capital es una posición de poder sólo superada por la presidencia. Por eso a Miguel Mancera, sin ser militante ni tener arraigo, le llegaron los hilos y resortes del PRD, de manera automática, con la Jefatura de Gobierno.

En cambio, Monreal es el único peso pesado que existe en Morena, además de AMLO. El resto de los militantes no le llega ni a la rodilla al delegado en Cuauhtémoc en talento, experiencia, habilidad, capacidad de liderazgo, independencia.

Lo escribe mejor alguien que conoce al dedillo el entorno de Morena y de AMLO, José Agustín Ortiz Pinchetti, quien publicó ayer en La Jornada que “Ricardo Monreal es un gran líder, el mayor que tiene Morena, después de Andrés Manuel”.

De acuerdo con el Secretario de Relaciones Políticas del “Gabinete Legítimo” de AMLO:

“La personalidad de Ricardo es una de las más fuertes en la política mexicana; su experiencia legislativa y su trabajo en el Ejecutivo de Zacatecas y de la delegación Cuauhtémoc tiene un alto nivel de aprobación. Ha tenido mucha eficacia en todos los puestos que ha ocupado, tiene varias cualidades que comparte con López Obrador: es empático, astuto y previsor”.

Así, pues, a ese gran líder, el mayor que tiene Morena, después de Andrés Manuel, jamás AMLO le permitiría crecer por encima de sus tres hijos dentro de Morena (“Andy”, José Ramón y Alonso), pues para ellos creó el partido, como herencia y dinastía política familiar.

De ahí que a AMLO no le interese que Morena esté compuesto por políticos devaluados (Bartlett, Bejarano, Alberto Anaya), oportunistas (Padierna, Víctor Hugo Romo, Benjamín Robles, Robledo), talibanes (Batres, Polevnsky, Rocío Nahle), siempre
que sean acólitos y acepten los derechos de
sangre.

Ah, pero eso de “un gran líder, el mayor que tiene Morena, después de Andrés Manuel” (que es definitivamente Monreal) representa un peligro para la dinastía familiar, que el patriarca no va a permitir nunca…
Aunque pierda.

 

Tags: