AMLO visita la UNAM en lo oscurito

La Otra Opinión |
02-10-2017 04:24 PM

El pasado 19 de septiembre, unas horas antes de que se registrara un sismo que dejó un número incuantificable aún de muertos, heridos y damnificados, el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, visitó la UNAM.

Pero lo hizo sin avisar a nadie, ni a los medios, ni a la comunidad universitaria, ni a los grupos radicales que tienen en su poder el auditorio Justo Sierra. Es decir, lo hizo en lo oscurito.

¿Por qué López Obrador, tan proclive a los impactos mediáticos y a promocionar cada paso que da, esta vez decidió acudir de incógnito a la UNAM y limitarse a dar una plática a unos cuantos alumnos en un salón semi vacío de la Facultad de Derecho?

La UNAM es un tabú para los políticos y sobre todo para los candidatos a la Presidencia de la República. De hecho, el único que ha logrado hacer un mitin, y muy concurrido en Ciudad Universitaria, fue Cuauhtémoc Cárdenas, en 1988.

La máxima casa de estudios resulta muy atractiva para los candidatos presidenciales, pero también es un arma de dos filos, pues su asistencia al campus de CU puede resultar contraproducente.

López Obrador lo sabe. La última vez que había acudido a CU fue el 28 de febrero del 2011, cuando fue recibido en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales con pintas como “Deja de hacer campaña en la facultad” y “Fuera PRI, PAN, PRD, PT”.

En aquella ocasión, López Obrador ofreció una conferencia en el auditorio Ricardo Flores Magón de la citada facultad.

Quizá por eso, el pasado 19 de septiembre el eterno aspirante presidencial decidió acudir a la Facultad de Derecho en la total oscuridad.

Como se aprecia en el video que compartió su fan número uno, John Ackerman, López Obrador habló exclusivamente ante un pequeño número de estudiantes de derecho dentro de un aula.

La visita de AMLO a CU pasó tan inadvertida, que incluso en el mismo video se aprecia que hay butacas vacías en salón en donde fue recibido el candidato presidencial.

López Obrador prefirió no publicitar su visita a CU, aunque eso representara hablar ante un muy reducido número de personas.

Habría que preguntar si ese público ante el que habló AMLO es digno de un candidato presidencial. Y si esa penosa visita a la máxima casa de estudios es algo para presumir.

 

Tags: