AMLO falsea encuestas desde 2012

La Otra Opinión |
29-08-2017 06:14 PM

A nadie debe sorprender que Andrés Manuel López Obrador haya echado mano de una encuesta “cuchareada” para imponer a Claudia Sheinbaum como candidata a la gubernatura de la Ciudad de México, pasando por encima de Ricardo Monreal.

Hace seis años, el 21 de agosto de 2011, López Obrador se pronunciaba a favor de la realización de una encuesta para definir al candidato del PRD a la presidencia en las elecciones de 2012.

En la consulta, su rival sería Marcelo Ebrard, el entonces jefe de Gobierno capitalino.

En noviembre de 2011, se anunció un supuesto triunfo de López Obrador. Pero meses después, se filtró la información de que en realidad Ebrard había sido mejor evaluado por los ciudadanos en tres de las de las cinco preguntas que contenía el cuestionario de la encuesta. Es decir, que la encuesta fue un engaño y AMLO arregló cuentas con Ebrard a través de una negociación política, tal como intenta hacerlo ahora con Monreal a quien ya le ofrecieron una senaduría o una secretaría en el hipotético gobierno lopezobradorista.

***

Marcelo terminó en el exilio

Pero Ricardo Monreal deberá pensar bien si acepta o no las limosnas de AMLO.

Luego de 2012, Ebrard se quedó “como el perro de las dos tortas”. Ni candidatura presidencial, ni hueso en el gobierno lopezobradorista. pues al final el tabasqueño no ganó.

Peor aún, Marcelo terminó en el autoexilio por el escándalo de la Línea 12 del metro.

En las vueltas que da la vida, el 22 de agosto de 2011, Ebrard presentaba el primer tren de la Línea 12; presumía dicha obra como parte de sus aspiraciones presidenciales, y hasta se decía dispuesto a ampliar la línea.

Pero más tarde, se descubriría que los trenes adquiridos por Ebrard no eran compatibles con las vías de la línea 12. La llamada “Línea Dorada” tuvo que cerrar de 2012 a 2015, y ahora el gobierno capitalino debe pagar 200 millones de pesos anuales sólo para dar mantenimiento preventivo a una obra mal hecha.

Ebrard abandonó el país en medio del escándalo, y a la fecha, sigue autoexiliado.

Por su parte, ¿Qué hará Monreal? ¿Peleará por la candidatura al gobierno de la CDMX, aunque sea por otro partido? ¿O se someterá a la disciplina de AMLO arriesgándose a quedar “como el perro de los dos tortas”?

¡De pronóstico reservado!

***

Luis Sánchez, el profeta

El que es bueno para los pronósticos es el Senador Luis Sánchez; el mismo que coordinó la campaña de Juan Zepeda en el Estado de México.

Resulta que hace seis años, el 28 de agosto de 2011, Excélsior publicaba en su portada una nota titulada “Piden en PRD frenar a López Obrador”.

Se trataba de una entrevista en la que Sánchez --quien entonces era líder del Sol Azteca en el Estado de México--  advertía que AMLO tenía la pretensión de “apoderarse de la estructura del PRD para las elecciones de 2012 a través de Morena”, y que el tabasqueño sólo quería usar al partido amarillo “como un instrumento”.

Hoy, Morena está desfondando al PRD, alimentándose de sus militantes y sus estructuras.

***

Contención de daños en el PRI

El que no se desfondó en 2012, a pesar de haber enfrentado una crisis en 2011, fue Enrique Peña Nieto.

Y es que en agosto de ese año, al entonces precandidato del PRI le explotó el escándalo de la “megadeuda” que dejó en Coahuila Humberto Moreira, quien en ese momento era líder nacional del tricolor.

Entrevistado al respecto el 24 de agosto de 2011, Peña defendió a su correligionario. Dijo que estaba seguro de que Moreira ofrecería una explicación, y que todo se trataba de una campaña de desprestigio contra el PRI. Sin embargo, “abrió el paraguas”  y aseguró que el respaldo para Moreira era “en su condición de dirigente nacional” y no por “el tema de su estado”.

Al final, el PRI se deslindó de Moreira, “renunciándolo” en noviembre de 2011. Gracias a un buen control de daños, el candidato tricolor, Enrique Peña Nieto, salió bien librado del escándalo en su partido y triunfó en las presidenciales de 2012.

Tragedia en Monterrey

Donde no hubo contención de daños fue en la tragedia del Casino Royale, en Monterrey Nuevo León.

Hace seis años, el 25 de agosto de 2011, un comando de Los Zetas prendió fuego al establecimiento como parte de su campaña de terror para cobrar piso a los locales de la zona.

El saldo fue de 52 muertos.

 

Tags: