¿AMLO concibió la destrucción del PRD en 2006?

La Otra Opinión |
21-08-2017 05:13 PM

Andrés Manuel López Obrador, ha dicho en distintas ocasiones que su ruptura con el PRD se dio luego de que --tras su derrota en las elecciones presidenciales de 2012-- el Sol Azteca firmó el “Pacto por México”.

Sin embargo, su distanciamiento del PRD viene de mucho más lejos… al igual que su plan para desfondar al partido a través de Morena.

En 2011, López Obrador se preparaba para competir por la candidatura presidencial del PRD con el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard. Sin embargo, el tabasqueño dejaba ver que se encontraba en una confrontación abierta con la dirigencia del partido amarillo.

El 15 de agosto de 2011, AMLO concedió una entrevista al periódico La Jornada en la que aseguró que el PRD le dio la espalda luego de la elección de 2006: “Se equivocaron al pensar que lo nuestro no tendría futuro, que no aguantariamos la andanada del régimen y que les convenía más deslindarse de nosotros, como lo siguen haciendo”.

Además, el tabasqueño explicó que el proyecto de Morena nació en su cabeza desde el plantón en Reforma de 2006. Dijo que anticipando la traición del PRD, concibió la idea de crear “un movimiento ciudadano al margen de los partidos” que lo impulsaron a la presidencia aquél año.

Para el momento en que AMLO dio aquella entrevista a La Jornada, Morena ni siquiera había sido registrada como asociación civil --cosa que ocurriría dos meses después--. Entonces, el tabasqueño aseguró: “Hoy Morena representa más que esos partidos de izquierda”. Y agregó: “Las bases están con nosotros. Sus dirigentes tienen los aparatos, el cascarón, pero Morena tiene vida propia”.

Ahora, con las adhesiones de militantes del PRD a Morena, hay quien tiene la impresión de que en 2018, del Sol Azteca podría quedar sòlo el cascarón… ¿Será que en aquél plantón de 2006, al concebir la idea de Morena, AMLO también concibió la destrucción del PRD?

***

División interna en el PAN

Al mismo tiempo que AMLO dejaba ver sus diferencias con la dirigencia del PRD, el PAN también sufría los estragos de la división interna.

El ex presidente, Vicente Fox, impulsaba por segunda ocasión la candidatura presidencial de Santiago Creel, luego del intento fallido de imponerlo en 2006.

En abierta confrontación con el presidente, Felipe Calderón, Fox llamaba a la militancia panista a elegir a su candidato “sin presiones”, siguiendo la línea discursiva de Creel.

Y es que según Creel, había “línea” para imponer como candidato presidencial al Secretario de Hacienda de Calderón, Ernesto Cordero.

Al final, Fox y Creel volvieron a fracasar en su intento de hacerse con la candidatura panista, y el ex presidente terminó por apoyar en 2012 al candidato de otro partido: el priista Enrique Peña Nieto.

***

El derroche de Cordero

Por su parte, Peña Nieto --que todavía era gobernador del Estado de México-- se sumaba al ataque contra quien pintaba como el candidato oficial del calderonismo.

El priista reprochó el excesivo gasto del Secretario de Hacienda, Ernesto Cordero,para promover su imagen como “presidenciable”.

La SCHP pasó de gastar 4.5 millones de pesos mensuales en enero de 2011 a gastar 33 millones en abril; es decir, un aumento de 633 por ciento… y todo en medio de un pleito entre el PRI y el gobierno por el presupuesto.

***

Pero, ¿Con qué cara?

Por aquellas fechas, la dirigencia priista estaba confrontada con el gobierno federal panista, exigiendo mayores recursos para el presupuesto de los estados.

El PRI acusaba al PAN de asfixiar a los gobiernos estatales panistas con el presupuesto, al tiempo que el gobierno federal hacía un “excesivo gasto corriente” e invertía en publicidad con miras a las presidenciales de 2012.

Pero, ¿Con qué cara iba el PRI a acusar el supuesto dispendio del PAN cuando su presidente era nada más y nada menos que Humberto Moreira?

Justo en las fechas en que se daba esa discusión, se destapaba el escándalo de que Humberto Moreira --quien a principios año había pedido licencia a su cargo como gobernador para asumir la presidencia del PRI-- dejó a Coahuila con una deuda de 32 mil millones de pesos, cuando en 2005 había recibido al estado con una deuda de sólo 300 millones.

Para afrontar la “megadeuda”, el Congreso de Coahuila --de mayoría priista-- autorizó el 17 de agosto de 2011 la contratación de un crédito por 33 mil millones de pesos, a ser pagado en 30 años.

 

Tags: