Abuso sexual en Colegio Williams

José Contreras |
11-09-2017 06:00 AM

José Contreras

Hace algunas semanas, padres de familia de una niña de tres años de edad, a quien sólo identifican como Tefany, denunciaron públicamente y ante las autoridades el presunto abuso sexual que sufrió su hija en el Colegio Williams.

El caso adquiere una gran relevancia, porque se trata de la escuela por excelencia de las élites, una escuela privada por la que han pasado muchos de quienes en otras épocas y en estos momentos toman definen el rumbo del país.

En esa escuela estudiaron, por ejemplo, el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos; el fundador del PRD y secretario de Asuntos Internacionales de la Ciudad de México, Cuauhtémoc Cárdenas,  y el subsecretario de Infraestructura de la SCT, Óscar Raúl Callejo Silva.

Ahí también estudiaron el ex secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, y el poeta, Premio Nóbel de Literatura, Octavio Paz.

Actualmente, muchos hijos de políticos encumbrados de diferentes partidos, de funcionarios del gobierno y de líderes empresariales acuden al Colegio Williams.

Lo anterior es relevante, pues habla del poder que tienen los dueños del citado colegio, debido a las relaciones cercanas que sostienen con personajes relevantes de la vida de nuestro país.

Y eso, eventualmente, podría entorpecer las investigaciones que realiza la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México sobre la denuncia de abuso sexual.

A través de Facebook, Xóchitl A. Hernández y Juan G. Salas, aseguraron que su pequeña Tefany, de tres años de edad, sufrió abuso sexual de parte del profesor de Psicomotricidad del campus Mixcoac del Colegio Williams, Abraham Delgado Juárez.

El pasado 27 de junio los padres presentaron una denuncia ante la Agencia Investigadora del Ministerio Público FDS-6, de la Fiscalía Central de Investigación Delitos Sexuales, Unidad de Investigación FDS-6-01, de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

Como parte de la indagatoria, la pequeña fue interrogada por peritos en psicología de la PGJCDMX a través de la herramienta de Bosty, y ella señaló claramente al citado profesor como su agresor.

Sin embargo, el profesor sigue libre y continúa laborando en el Colegio Williams como si nada hubiera ocurrido, mientras que la PGJCDMX no les ha entregado a los padres ningún avance sobre la investigación.

Al retomar en este espacio el caso, no hago acusaciones ni prejuzgo. Unicamente hago eco de la denuncia y exhorto a la PGJCDMX a que acelere la investigación y a que deslinde las responsabilidades correspondientes, en caso de que las haya.

Y si no las hay, que le explique claramente a los padres de la pequeña y a la sociedad los motivos que llevaron al Ministerio Público a determinar que no hay delito qué perseguir.

Sería lamentable que la investigación quedara congelada sólo por la gran cantidad de influencias que deben tener los propietarios del muy exclusivo Colegio Williams.

OFF THE RECORD

**¿POR TWITTER, NUÑO?

**En la madrugada del pasado viernes, el secretario de Educación, Aurelio Nuño, "informó" por Twitter de la suspensión de clases. Como si toda la población de las entidades afectadas tuviera acceso a internet y/o cuenta de Twitter.

Había miles que ni siquiera tenían energía eléctrica.

A Nuño le urge un muy buen asesor en comunicación.

**EMPIEZA LA PESADILLA

El pasado viernes dio inicio el proceso electoral del 2018.

A partir de ahora empezará el bombardeo de spots, el tapizar de bardas y postes, los pendondes por todas partes y los discursos retóricos de quienes aspiran a un hueso.

expedientepolitico@yahoo.com.mx

www.puntoporpunto.com

twitter:@pepecontreras_m

 

Tags: