A Peña le duele el gasolinazo; ¿Qué le ha dolido a otros presidentes?

La Otra Opinión |
04-01-2017 06:01 PM

 

Por primera vez, en lo que va del año y desde que se implementó la medida de la liberalización del precio de las gasolinas, el presidente Enrique Peña Nieto entregó un mensaje para aclarar la especulación sobre el tema.

De este modo, explicó que la subida de los precios del combustible no es resultado ni de la reforma hacendaria ni de la reforma energética, sino que es consecuencia de los precios variables internacionales del petróleo, las gasolinas y el dólar.

En este contexto, el mandatario dijo entender la molestia y enojo de la sociedad mexicana; sin embargo, también pidió comprensión a los mismos inconformes, pues aclaró que la liberalización de los precios de combustible fue una medida “dolorosa pero necesaria”.

No obstante, el mensaje del presidente no ha sido suficiente para hacer entender a los desinformados que “el gasolinazo” no es un acto que tiene el objetivo de perjudicar a los mexicanos, sino de beneficiarlos a largo plazo.

Por si fuera poco, los mismos inconformes olvidan que viven dentro de un sistema globalizado y que todo, al final, es resultado de un efecto dominó que provoca medidas dolorosas pero necesarias.

Cabe recordar que Peña no es el único mandatario que ha utilizado la expresión --doloroso pero necesario-- con tal de explicar una situación que enfada a la mayoría.

En 1982 el entonces presidente José López Portillo dijo lo mismo, y es que en aquél momento los mexicanos gastaban demasiada gasolina y no había capacidad para refinar las cantidades inconmensurables que el país podía consumir. Por ello, se tuvo que tomar una medida que --como ahora-- causó desagrado, y es que el precio del combustible pasó de ser de 2.80 pesos por litro a 6 pesos.

Para 1995 Ernesto Zedillo celebraba su primer informe de gobierno en medio de una crisis económica, por lo que, a fin de evitar la quiebra del sistema bancario, gastó vía Fobaproa y Procate cerca de 40 mil millones de nuevos pesos.

De este modo, dijo en un mensaje destinado a todos los mexicanos que había que aceptar mayores penurias monetarias para el futuro, lo que iba a ser doloroso, pero necesario para el país.

Otros mandatarios del mundo también han tenido que recurrir a frases similares, y es que --como en México-- a veces sus acciones detonan la molestia de la sociedad que en gran medida se niega a escuchar razones.

En Argentina, apenas en octubre del año pasado, Mauricio Macri defendió su criticada política económica y aunque admitió que algunas medidas fueron dolorosas, a la vez fueron necesarias para empezar a crecer.

Es preciso destacar que en los tres casos, los inconformes no aceptaron las razones de los mandatarios; sin embargo, al final el único que pudo dar o no la razón a las medidas “dolorosas pero necesarias” implementadas en diversos momentos, fue el tiempo, el cual cederá ante las palabras del presidente Peña o dará el gusto a los opositores.

 

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

La derrota de AMLO

24-05-2017 06:00 AM
José Contreras