A los diputados de la ALDF les pagan por no hacer nada

La Otra Opinión |
12-12-2016 07:02 PM

Para desquitar su sueldo, cualquier trabajador tiene que cubrir cierta cantidad de horas semanales, mensuales o quincenales en horarios determinados y cumplir con las obligaciones que su puesto le impone. Y si falta sin razones justificadas, es impuntual o no cumple con los objetivos trazados, se le aplican descuentos e incluso se le despide.

Pero en el bizarro mundo de la polìtica mexicana, un legislador local puede ganar más de un salario mínimo mensual en un sólo día sin hacer absolutamente nada, y sin que ello derive en descuentos salariales o destituciones.

De acuerdo con información de El Financiero, entre el 22 de septiembre y el 24 de noviembre fueron suspendidas por falta de quórum nueve sesiones de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

En dos ocasiones, las sesiones ni siquiera pudieron arrancar debido a que no se contó con la presencia de un mínimo de 34 diputados. Por su parte, las otras siete sesiones sí arrancaron, pero tuvieron que ser interrumpidas porque los diputados sólo llegaron a pasar lista y se ausentaron, causando así falta de quórum.

Pero lo más grave es que  los asambleístas no sufrieron ningún tipo de consecuencia por sus inasistencias. A pesar de que el Reglamento para el Gobierno Interior de la ALDF establece que si un diputado falta sin causa justificada a una reunión del pleno no deberá percibir la dieta correspondiente, o que si se ausenta del trabajo en comisiones deberá descontársele la mitad de la dieta, El Financiero detalla que los propios diputados reconocen no haber recibido ninguna sanción.

En este sentido, si se multiplican los 2 mil 996 pesos que gana cada diputado de la ALDF al día por los 66 diputados que conforman el órgano, y por las nueve ocasiones en que las sesiones fueron suspendidas por ausentismo, se obtiene que en total los diputados cobraron cerca de un millón 364 mil pesos por no hacer nada.

Y si bien con su ausentismo los faltistas se llevan entre las patas a todos los legisladores, cabe advertir que la práctica de cobrar por no hacer nada está ampliamente difundida en la ALDF.

En este sentido, los que menos desquitan el sueldo son los asambleístas de Morena, quienes suman más de un año sin trabajar en las comisiones debido a que consideran que el reparto de las mismas fue inequitativo y desfavorecedor para su bancada. Si el reglamento se aplicara al pie de la letra, los morenistas sólo deberían cobrar la mitad de su salario, en el supuesto de que no faltaran ni una sóla ocasión a las sesiones del pleno.

Sin embargo, ni el reglamento ni los descuentos se aplican, y la impunidad nace del propio órgano encargado de elaborar las leyes de la capital.

 

 

Tags:

Expediente Político

Ricardo Alemán

Se vende Tucán

25-07-2017 06:00 AM
José Contreras